¿Cómo perdonarse a sí mismo? Aprende a perdonarte fácilmente

como perdonarse a si mismo aprende a perdonarte facilmente

Perdonarse a sí mismo es esencial. Si te miras en el espejo y te miras a los ojos pero no te gusta la persona que ves, entonces necesitas perdonarte a ti mismo y aprender a amar a la persona que Dios ha hecho en ti. Esto es lo que llamamos una fortaleza, o un patrón de pensamiento incorrecto que necesita ser derribado en tu mente.

Si te has arrepentido de tus pecados y los has llevado ante el Señor, entonces estás perdonado y ahora necesitas darte cuenta del poder de eso. Necesitas dejar de asociar tus fracasos con tu imagen de "nueva creación". ¿Puedes honestamente mirarte en el espejo y decirte a ti mismo, "Te amo" y decirlo con el corazón?

No hablo de una manera orgullosa, sino de un humilde medio de aceptar a quien Dios ha formado en ti. Tenemos que amar y aceptar a la persona que Cristo ha hecho en nosotros, y perdonarnos a nosotros mismos como Cristo nos ha perdonado.

Índice

    La importancia de perdonarse a sí mismo

    Cuando miras dentro, te odias a ti mismo, podrías patearte una y otra vez por tus fracasos y elecciones pasadas. Has venido a Jesús y te has arrepentido, pero aún no has aceptado la verdad sobre lo que Jesús ha hecho por ti.

    Todavía te sientes avergonzado y culpable por tu pasado y lo sigues manteniendo en tu contra. La forma en que te ves a ti mismo no es una imagen exacta de lo que Cristo ha hecho por ti.

    Es básicamente negar el trabajo que Jesús hizo por ti en la cruz. Si tus pecados son perdonados, entonces necesitas verte separado de tus pecados.

    Pero no, el enemigo tratará diligentemente de recordarte tu pasado y continuará golpeándote por los pecados que se supone fueron clavados en la cruz. Estás envuelto en la culpa y la condena, amigo mío, necesitas perdonarte a ti mismo.

    Puedes pasar por la liberación, pero si no te perdonas por los errores que has cometido, no experimentarás el avance que necesitas para ser totalmente libre.

    Cuando el receptor de un regalo lo recibe con gusto y alegría, el dador es glorificado. Pero cuando el receptor recibe el regalo, pero lo ignora, el dador es burlado, menospreciado y se siente poco apreciado.

    y el dios de la esperanza os llene de todo gozo

    Experimenta el alivio del perdón

    ¿Alguna vez te resulta difícil perdonar a otras personas o incluso perdonarse a ti mismo por algo que has hecho? La clave para perdonar a los demás y a ti mismo es saber cuánto te ha perdonado Dios. La gente perdonada perdona.

    Para ser un buen cristiano debes aprender a perdonar lo injustificable porque Dios ha perdonado todas las cosas que has hecho. Si Dios nos perdona, debemos perdonarnos a nosotros mismos. De lo contrario, es casi como si nos estableciéramos en un tribunal más alto que él.

    A través de Jesús, Dios ha puesto a disposición de ti y de mí el perdón total. En este salmo, vemos la gran diferencia que hace el perdón de Dios.

    Liberar de la mano del juicio

    David describe la agonía espiritual de no ser perdonado: "Mis huesos se consumieron por mis gemidos todo el día. Día y noche tu mano me pesaba, mi fuerza se debilitó como en el calor del verano".

    Transparencia con Dios

    El camino del perdón es simplemente llegar al Señor sin máscara o pretensión. Dice la palabra que es mejor reconocer mis pecados ante Dios, que ocultarlos. Por eso reconoceré mis transgresiones para que me perdones.

    Un nuevo comienzo

    David describe la enorme bendición de saberse perdonado: "Bienaventurado es aquel cuyas transgresiones son perdonadas, cuyos pecados son cubiertos". Bienaventurado aquel cuyo pecado no cuenta el Señor y en cuyo espíritu no hay engaño".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más