Saltar al contenido

Conoce todas las lecciones de la conversión de San Pablo

17 junio 2020
Conoce todas las lecciones de la conversión de San Pablo

El apóstol Pablo fue una persona que dejaba grandes mensajes en sus conversaciones. En este apartado te traeré algunas lecciones de la conversión de San Pablo. San Pablo demostró cómo hablar para que personas de diferentes orígenes pudieran entenderlo.

Como «un hebreo de los hebreos», Pablo provenía de una familia judía, se formó en Jerusalén y conocía el hebreo y el arameo, las lenguas del pueblo judío. Pero Pablo creció en Tarso, que era una de las principales ciudades gentiles del Imperio Romano. Pablo también sabía griego, el idioma internacional del Imperio Romano en su época.

Debido a que Pablo poseía estas habilidades multilingües, era capaz de hablar a los demás en un idioma que podían entender y establecer mejores relaciones de confianza y comprensión. Las lecciones de San Pablo por medio de sus conversaciones son muchas, pero te enseñaré las más importantes. Así que continúa leyendo estas lecciones de la conversación de San Pablo.

Las lecciones de la conversión de San Pablo

Pablo era un profesor que conocía a su público. Por ejemplo, ajustaba su enfoque dependiendo de si enseñaba a judíos y a gentiles. En Antioquía de Pisidia, Pablo predicó en la sinagoga local a aquellos que generalmente estaban familiarizados con las historias de las escrituras y la doctrina del Mesías. Les enseñó un mensaje básico del evangelio, una visión general de la historia israelita y las profecías sobre el Mesías.

Estas ideas habrían sido comprendidas y apreciadas solo por aquellos que estaban familiarizados con las escrituras, la historia y la tradición judías. La reacción general a las enseñanzas de Pablo fue positiva, y aunque hubo cierta oposición, tuvo éxito.

Pablo y Bernabé viajaron más tarde a Listra, donde el público era principalmente no judío. Cuando Pablo curó a un hombre lisiado, la gente decidió que Bernabé era Júpiter (Zeus) y Pablo era Mercurio (Hermes). Para evitar que la gente ofreciera sacrificios, Pablo enseñó un mensaje básico del Evangelio, diciendo: «Vuélvanse de estas vanidades [ídolos] al Dios vivo».

Este fue una de las principales lecciones de la conversación de San Pablo a los gentiles, que practicaban el politeísmo (la adoración de muchos dioses). Por lo tanto, conocer su audiencia ayudó a Pablo a modificar su mensaje para cada grupo. Seguía el ejemplo del Salvador, quien adaptó su tutoría, dependiendo de la preparación espiritual de sus alumnos.

En sus considerables viajes, Paul necesitaba interactuar con los que estaban de acuerdo con él y los que no. Demostró cómo evitar situaciones potencialmente difíciles redirigiendo una discusión en una mejor dirección. Cuando Pablo estuvo en Jerusalén por última vez, llegó ante el Sanedrín.

Comprendió que su vida estaba en peligro y que los funcionarios romanos probablemente tomarían medidas contra él si el Sanedrín podía hacer que las acusaciones parecieran una ofensa política.

En lugar de permitir que la discusión se centrará en acusaciones falsas, Pablo la trasladó hacia las diferencias religiosas entre fariseos y saduceos y luego fue trasladado a un lugar más seguro. Pablo empleó una estrategia similar durante su defensa ante el gobernador romano Félix. Se le llamó peligroso y se le acusó de intentar profanar el templo de Jerusalén.

Podría haberse producido un motín, pero Pablo explicó que vino a Jerusalén «para traer limosna a mi nación» y dijo: «Tocando la resurrección de los muertos soy llamado por ti en este día». Pablo sabía que si Félix pensaba que la disputa era por cuestiones religiosas judías, no la tomaría en serio.

Aprender a comunicarse como San Pablo

San Pablo no solo era un estudioso del evangelio, sino que también era un maestro talentoso y empático.  Podemos seguir sus estrategias de enseñanza para enseñar con el ejemplo, conocer a nuestro público, redirigir las conversaciones cuando sea necesario, comunicarnos eficazmente con los que enseñamos, buscar un terreno común y llegar a los que luchan.

Pablo exhortó a sus conversos a «andar dignos del Señor…, siendo abundantes en todas las buenas obras, y progresando en el conocimiento del Padre Creador».

Mientras ayudaba a otros a progresar hacia esta meta, Pablo encontró tanto éxitos como desafíos. Ni siquiera un maestro como San Pablo fue capaz de alcanzar a todas las personas que enseñó, pero nunca se dio por vencido. San Pablo le escribió a Timoteo que los siervos del Señor deben ser «personas aptas y preparadas para enseñar». San Pablo proporcionó un modelo de cómo enseñar tanto con sus palabras, como con sus acciones.