¿Cuando lloró Jesús? ¿Y cuántas veces lloró?

cuando lloro jesus y cuantas veces lloro

Existen una infinidad de preguntas que nos hacemos acerca de nuestro Señor Jesús, al ser El Mesías enviado a la tierra, el unigénito del Padre, es lo más común que una cantidad interesantes de preguntas se nos ocurran, como, por ejemplo, cuántas veces lloró Jesús.

🙏 ¿Cuándo Lloró Jesús? ¿Y CUÁNTAS VECES LLORÓ? 📖

Diríamos es que llenar el saco que le toco llenar a Él es imposible, y preguntas como estas ocurren, pues de alguna forma creemos que él era ajeno a lo que somos pues el es el hijo de Dios, el unigénito del padre, y si bien esto es verdad debemos recordar un texto bíblico bastante interesante.

“Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” (Filipenses 2:8). Entonces claramente necesitamos entender esta verdad, Él fue un hombre como todos nosotros, esto indica que las mismas pasiones y sentimientos que están hoy en nosotros, estaban en el entonces.

Índice

    Las veces que lloró Jesús

    Si esta pregunta fuese hecha una persona como nosotros la respuesta seria muy común, pero cuando la hacemos a la persona de Jesús esperamos algo fuera de lo común, si me preguntaran cuantas veces lloré yo en mi vida, diría que fueron una cantidad incontable.

    Ahora bien si reformulamos la pregunta y decimos:

    ¿Cuántas veces registra La Biblia que Jesús lloró?

    Y es en ese momento cuando nos recordamos uno de los versículos más corto de la Biblia, el que dice “Jesús Lloró” Juan 11:35, pero no quiere decir que no lloro más a parte de estas ocasiones, siguiendo estas ideas la biblia registra tres veces en las que lloró Jesús:

    Jesús lloró cuando murió su amigo Lázaro

    La Biblia dice en el libro de Juan 11:35 “Jesús lloró”, es el texto más corto de la Biblia, o por lo menos uno de los más cortos que aparecen en las escrituras, esta es la primera vez que lloró Jesús, siguiendo la línea de tiempo. Ahora muchos asumen que el llanto de Jesús no fue por lázaro, sino porque las personas tenían dudas acerca del reino que el predicaba, pero la verdad es que siendo una persona tan igual a nosotros sentía dolor, y uno de los dolores más grandes el de perder un familiar.

    Claro que al nosotros decir que es Hijo de Dios, no podemos colocar a alguien con un título tan grande llorar por algo natural, nos idealizamos una versión súper heroica de Jesús, pero al ser humano no era indiferente al dolor de perder un familiar, y Lázaro era muy cercano al maestro, como lo es un familiar.

    Jesús lloró por Jerusalén

    En esta ocasión nos vamos en el pasaje bíblico de Lucas 19:41 “Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella,”, y aquí el Señor Jesús lloraba por el futuro porvenir de Jerusalén, porque aun no conocía lo que le acontecería más adelante, pues el Señor estaba profetizando el mal tiempo que vendría y que no se mostraba a ella.

    Jesús lloró en Getsemaní

    Y por último no podemos dejar de menciona este hecho que marcó un hito, Getsemaní, en este lugar el Señor derramó sus lágrimas por lo que acontecería, y me encante este verso porque nos muestra a un Jesús muy humano, que sentía todo lo que sentimos.

    El libro de los Hebreos 5:7 “Cristo, mientras vivía en este mundo, con voz fuerte y muchas lágrimas oró y suplicó a Dios, que tenía poder para librarle de la muerte; y por su obediencia, Dios le escuchó.”, esto ocurrió en Getsemaní, en aquel lugar donde el Señor estaba a punto de ser apresado y llevado en cautividad.

    Y esto no quiere decir que si lloró no es Hijo de Dios, esto no le quita merito a lo que el hizo, todo lo contrario le da más mérito a todo lo que él logró hacer en esta tierra para darnos salvación.

    gracia y paz sea a vosotros de dios el padre

    Jesús fue una persona sensible

    Este hecho es lo que más mérito da a lo que hizo en la cruz. Pues, este escrito no tiene como fin desmentir el Titulo de Jesús como Hijo De Dios, sino darle mayor poder.

    Pues Idealizamos lo que nuestra fe nos permite creer. Muchas veces, un Jesús normal, humano, es inconcebible, pero déjeme decirte esto: ninguna persona con las mismas debilidades y limitaciones que Él tenía como humano se ha sometido a el dolor que el padeció y ha salido victorioso, por ello puedo decir que como él no hay otro.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más