Saltar al contenido

¿Cómo se hace y que día empieza la Novena del Espíritu Santo?

26 mayo 2020
¿Cómo se hace y que día empieza la Novena del Espíritu Santo?

La Novena es una práctica de oración católica que se da y se repite durante 9 días consecutivos o nueve veces. Un día determinado a la semana, con la intención de dar agradecimiento o hacer una petición, o en oportunidades orar por un difunto ¿Cómo se hace y que día empieza la Novena del Espíritu Santo?, a continuación, te daremos orientación sobre este tema.

La finalidad de la novena al Espíritu Santo es demostrar confianza y verdadera devoción. Así como perseverancia para que sea escuchada haciéndola constantemente por 9 días, de allí el nombre de Novena.

Hay novenas dedicadas a Nuestro Señor Jesucristo, a la Virgen maría, al Espíritu santo y a cualquier otro santo a quien podemos pedirle. Para que interceda por nosotros ante Dios, y de esta manera pueda ayudarnos a obtener la gracia o el favor que tanto necesitamos.

Estas novenas pueden hacerse de forma colectiva o individual. Es decir, reunirte en grupo con familiares, amigos o vecinos en tu casa o algún otro lugar para dedicar esta oración todos juntos. O por el contrario puedes hacerlo de forma individual, solo en casa para pedir algo que sea de índole personal.

Estructura de una Novena al Espíritu Santo

La novena que se dedica al Espíritu Santo tiene una estructura de la siguiente manera. Conocemos ya que son 9 días de oraciones, las cuales irán consagradas al Espíritu Santo y deberán incluir sus 7 dones. El don del Temor de Dios, el don de Piedad, el don de la Fortaleza, el don del Conocimiento. Así como también el don del Entendimiento, el don del Consejo y el don de la sabiduría.

Por consiguiente, el primer día será de un Oración al Espíritu Santo, ofrecemos algunas palabras. Luego una oración y por último un Padre Nuestro, un Ave María y culminamos con Gloria siete veces. Los siguientes 7 días haremos lo mismo pero cada día con cada don especial del Espíritu Santo que anteriormente describimos. Culminando con un Padre Nuestro, un Ave maría y Gloria siete veces.

El noveno y último día, diremos unas palabras referentes a los frutos del Espíritu Santo. Una oración en su nombre, un Padre Nuestro, un Ave maría y Gloria siete veces. Para concluir todo el novenario al Espíritu santo.

Fe a la Novena del Espíritu Santo

Es de suma importancia saber que cuando se reza una novena lo primero que debemos tener presente. Es la fe y la convicción de que su poder es grande e infinito. Y que con humildad recurrimos en su nombre para aceptar que se haga su santa voluntad. No debe haber duda de que nuestro Glorioso Padre siempre va a querer lo mejor para cada uno de nosotros. Su sabiduría es tan grande que nada pasa si no es bajo su autorización. Hay que hacerla con mucha fe, tener paciencia y resignación.

La esencia básica en este conjunto de oraciones es la constancia. Si decides iniciar una Novena en nombre del Espíritu Santo, bien sea solo o en compañía; no decaigas, sigue firme en tu propósito hasta terminarla. Esos nueve días de persistente entrega te ayudarán a formar el hábito de la oración como comunicación profunda con Dios.

El sacrificio también es muestra de amor, por ello tal vez se te presenten situaciones manipuladas por satanás para interrumpir tu deseo de oración. Debes tener la fortaleza y la perseverancia de continuar hasta completar tus nueve días de oración. A medida que vayas dedicando cada uno de sus dones, ve intentando practicarlos en tu día a día.

Que día empieza la Novena al Espíritu Santo

Los cristianos celebran en el Pentecostés, la venida del Espíritu Santo, se dio lugar según la Biblia 50 días después de la resurrección de Jesús. Por lo tanto, se conmemora el descenso del Espíritu Santo sobre los apóstoles de Jesucristo y el nacimiento de la Iglesia. En esta fecha se debe iniciar la Novena al Espíritu Santo.

Invocar al Espíritu Santo, es un acto que muchos de nosotros debemos realizar. Necesitamos de su protección y de su ayuda, de su sabiduría y su fortaleza, que nos aleje del pecado y nos aliente en momentos de problemas.