¿Por qué dios mandó el Diluvio Universal a la Tierra?

por que dios mando diluvio universal a la tierra

Dios es tres veces santo y aún declara la palabra que habita en la santidad. Y cuando creó al hombre con designio, para que señorease en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra; lo hizo con su esencia, es decir, santo para él; pero, en el tiempo antiguo la maldad se incrementó tanto que Dios mandó el diluvio universal para raer de la tierra a todo ser viviente.

Estimado amigo, seguramente has escuchado mucho acerca del diluvio universal que tuvo que atravesar Noé y su familia. Conoce a continuación el trasfondo de la maldad de los hombres; pero también el magnífico plan de Dios para salvar y rescatar a las familias de los diluvios que las desvían de su propósito. Comparte este apartado con tus familiares y amigo, será de bendición y revelación.

Índice

    Dios mandó el Diluvio Universal

    Desde la rebelión de satanás y sus ángeles en los cielos, estos ángeles caídos también pecaron en la tierra mezclándose con las hijas de los hombres para contaminar la genética humana. Debido a una promesa que Jehová Dios hizo a la mujer en el huerto de edén, diciendo: y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza y tú le herirás en calcañar.

    Por tanto, Satanás al saber que de esa simiente de la mujer vendría uno que lo heriría en la cabeza, tomó cartas en el asunto y no le basto con que sus ángeles hicieran lo indebido; sino que estos no guardaron su dignidad mezclándose con hombres también (Judas 6:7). Dichos ángeles Dios los encerró en prisiones de oscuridad, en un lugar llamado tartarus hasta el día del juicio final.

    Una humanidad pervertida que iba de continuo hacia el mal. Por supuesto, Dios también actuaría en santificar la tierra por medio de una familia que se guardó para él de hacer el mal. Dios mando el diluvio universal causándoles en su corazón un dolor, y arrepentido el señor de haber hecho hombre en la tierra, donde lo había puesto para que la labrase; porque satanás y sus ángeles quisieron pervertir su plan así como lo hicieron en el cielo.

    comienza el dia con multiples bendiciones

    Dios con las familias en el diluvio

    El hombre, la nueva creación de Dios, desconocía el pecado. Y Satanás lo uso a su favor engañándole. Ciertamente los hombres perversos murieron; enseñando Dios de esta manera el camino donde lleva a seguir la desobediencia y rebelión que desde el principio cometieron Satanás y sus ángeles. Y además, que sólo en él esta la vida y hay que seguir su dirección porque hay un fin glorioso.

    Sin embargo, Dios trata con Noé, porque éste halló gracia delante de sus ojos y lo convence de que haga una barca para que se salve con su familia y de esa manera continuar con el propósito divino. Ciertamente el diluvio no acabó con la maldad en el corazón del hombre; pero Dios le puso un alto al pecado tan descarado y pervertido de ese tiempo, hasta que pudiera ejecutar la venida de su hijo.

    Jesús, la simiente de la mujer, que Satanás trató de impedir que naciera con su malvado plan; pero la obra redentora del Señor para redimir a los perdidos y salvarlos de la condenación eterna a la que lleva infringir la ley de Dios, no fue obstaculizada.

    El glorioso señor Jesucristo, la simiente prometida desde génesis 3:15 para redimir a los hombres de su maldad y poner en orden todas las cosas según lo que él ha establecido. Si bien, Dios mandó el diluvio universal a la tierra; también salvo a una familia justa la cual fue pregonera de justicia. Y de igual forma Dios esta con nuestras familias siempre que determinemos guardarnos para él.

    En cualquier circunstancia, Dios siempre advierte a su pueblo para salvarlo de las garras de Satanás; sólo hay que saber escuchar su voz, para discernir entre lo bueno y lo malo. De manera tal que, en Dios nuestro salvador, podemos confiar plenamente y hallaremos el oportuno socorro para nuestras familias. A él sea la gloria. Amén.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más