¿Por qué Dios permite el mal en el mundo?

por que dios permite el mal en el mundo

En primer lugar, sabemos que la maldad siempre ha existido desde la antigüedad. Ciertamente para los seres humanos es muy difícil entender, que Dios teniendo todo el poder sobrenatural,  capaz de acabar con esa maldad desde la raíz, pareciera que no hiciera nada. Entonces ¿por qué Dios permite el mal?

Sabiendo que Dios es todopoderoso, ciertamente como lo dice la biblia, entonces: ¿Es una controversia que Dios no debe ser todo bueno? o más bien, no debe ser el Todopoderoso. Lo que no hemos logrado entender, es que somos parte de esta ecuación. Te invito a descubrir toda la realidad a continuación.

Índice

    Dios permite el mal en el mundo

    Dios creó al mundo y todas sus maravillas; y bendijo al hombre para que habitara en ella, fructificara, multiplicara y la sojuzgara y se enseñoreara sobre todo lo que se moviera en él. (Génesis 1:28). Dios diseñó al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones. (Eclesiastés 7: 29).

    Ciertamente somos capaces de imaginar un mundo sin  el mal, los seres humanos somos pecaminosos con una naturaleza caída y depravada. (Isaías 64:6, Eclesiastés 7:20, Romanos 5:12-13, 3:10-11). ¿Por qué Dios no nos hizo de manera simplemente que no pudiéramos pecar?

    Dios quería que nosotros los seres humanos le amaramos de verdad, está es la cuestión del libre albedrío, si no seriamos títeres de Dios, él desea tener una comunión viva y eficaz real con nosotros, una que involucra elegir entre la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. (Mateo 7: 13-14).

    Si Dios interviniera en evitar el mal, él tendría que eliminarnos a todos y si evitara todas las consecuencias negativas de nuestros actos, ¿entonces tendríamos realmente libre albedrío?

    Dios en su sabiduría tiene que permitir el mal; pero también lo hace por nuestra desobediencia, porque realmente él es bueno y no aprueba demasiada maldad, solo para redimirnos y conducirnos al bien.

    querido dios brindame el dia de hoy paciencia
    Muchas veces pensamos que es más de lo que podemos soportar; pero sabemos del carácter de Dios, él es un Dios de justicia y amor; jamás la maldad quedará sin castigo.

    El pueblo escogido por Dios que sufre a mano de los demás, tampoco quedara sin socorro. Sabemos que el Señor, nos estableció a través de su santa palabra; leyes, estatutos y mandamientos contra el mal, por las cuales debemos poner por obediencia.

    No solamente se nos insta a que nos abstengamos de pecar, sino que se nos dice que debemos ayudar al prójimo, estamos llamados a defender a las víctimas del mal. En Miqueas 6:8 dice: ya se ha declarado lo que es bueno, ya se te ha dicho lo que el SEÑOR espera de ti. Practicar la justicia, amar la misericordia y humillaré ante tu Dios.

    Dios acabará con el mal en su tiempo

    El que Dios haya permitido el mal en el mundo, no lo hace un Dios injusto; si bien que por su misericordia Dios espera con paciencia por todos nosotros a que vayamos al arrepentimiento y  que nos volvamos a él, y seamos salvos (2 Pedro 3:9). Un día esta será nuestra realidad, que Satanás será arrojado al lago de fuego por toda la eternidad (Apocalipsis 20:10).

    Y el Señor Dios Todopoderoso, siendo nuestro tabernáculo, ha prometido que: el Tabernáculo morará con los hombres y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Él enjugará toda lagrimas de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. (Apocalipsis 21:3-4).

    Por lo tanto, esta más que establecido; que en su infinita misericordia aunque Dios permite el mal en el mundo, todo esto será por un tiempo establecido la cual tendrá su fin, como lo aprueba el libro de apocalipsis: y al que venciere heredara todas estas cosas, pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idolatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda (Apocalipsis 21:7-8). Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados todos vuestros pecados y alcancemos misericordia de Dios.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más