Saltar al contenido

¿Cómo se llaman los 12 discípulos de Jesús? Conoce sus nombres

22 marzo 2020

Querido lector, en esta oportunidad te presentamos la interesante historia, de ¿cómo se llaman los 12 discípulos de Jesús? Su fama empezaba a crecer, él necesitaba ayudantes que coordinaran toda la logísticas de sus viajes, y le ayudaran a predicar su palabra; aquí te contaremos como Jesús llama a sus 12 discípulos. Estamos seguros que este artículo será de gran bendición para ti y tu familia, así que puedes compartirlo y difundirlo.

¿Cómo se llaman los 12 discípulos de Cristo?

Jesús, llego a decir alguna vez, esta frase: “la mies es mucha, y los obreros pocos”, esto refiriéndose que tenía mucha gente, que había que llevarles el evangelio de la salvación; pero eran pocos los trabajadores que tenía el Señor, para realizar este arduo trabajo de coordinar todo lo concerniente a la predicación de su palabra.

En esta línea de ideas, un buen día, Cristo escogió a los encargados de predicar las buenas nuevas de salvación, estos los llamados apóstoles. No fue fácil la misión, que cumplieron estos grandes hombres elegidos por el Señor para hacer este trabajo; ya que luego de la partida de Jesús ellos sufrieron grandes persecuciones, solo por manifestar su fe en Dios. Entonces, ¿cómo se llaman los 12 discípulos?

En Mateo 10:2-4 se presenta claramente la historia de los estos escogidos. Los nombres de los doce apóstoles son éstos: primero Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; también Jacobo hijo de Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomas y Mateo el publicano; Jacobo hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón el cananita y Judas Iscariote, quien le Entregó.

Ellos llevaron la manera de vivir y convivir, que les enseñó su maestro; mientras estuvo en este mundo. Esto sirvió de modelo a la iglesia que tenemos hoy en día. Dios quiere de ti y de mí, un compromiso total con sus ministerios, que le sirvamos a él poniendo sus dones, talentos y habilidades entregados a cada uno de nosotros, para el servicio de su iglesia.

El Señor quiere que seamos usados como instrumentos de él, para llevar sanidad al enfermo, darle libertad al cautivo, para sanar todo tipo de dolencias humanas tanto espirituales como carnales. Dios desea, también que su iglesia se coordine para llevar a congregar, a sus escogidos y reciban palabras de él. Unas de las funciones principales de los apóstoles en la iglesia primitiva, era la creación de nuevos templo o iglesias.

Dios quiere que atendamos las necesidades de su pueblo, que multipliquemos sus enseñanzas; llevemos sus signos, milagros y prodigios a los más necesitados; el Señor anhela también que sanemos a los enfermos. Es por ello, que en principio elige a los doce discípulos, con el fin de capacitarlos y proyectarlos como los futuros líderes que tendría su iglesia, en los años posterior a su partida.

Parte de sus funciones en principio fue predicar la palabra de Dios; multiplicar sus enseñanzas por los pueblos, ciudades aledañas a Jerusalén y naciones circunvecinas. Estos hombres trabajaban a tiempo completo, para así cumplir con los designios del Todopoderoso en sus vidas. En el libro de Lucas y Juan, el Señor los llama ser pescadores de hombres; esto en alusión al trabajo que hacía Pedro, antes de entrar la parte ministerial de Cristo que era de pescador.

El Señor busca hombres para servirles a sus hijos.

La interrogante, ¿cómo se llaman los 12 discípulos de Jesús? Ha sido aclarada; mas ahora, el Señor desea gente de corazones sencillos; pero dispuestos al trabajo difícil que sus ministerios requieren. El busca a pecadores para hacerlos salvar a otros hombres.

Con personas de gran valía; contó el Señor en la iglesia primitiva; por ejemplo, Pedro pasó de ser un sencillo pescador; a ser un hombre usado de poderosa manera por el Señor; que llegaba a darle sanidad a sus semejantes, tan solo con su sombra.

Otro gran hombre como Pablo, el llamado apóstol de los gentiles; fue usado poderosamente por el Señor, en los primeros años de la iglesia. Este recorría grandes distancias por predicar el evangelio, y aunque era atacado por sus enemigos; nunca desistió de hacer su trabajo hasta sus días finales.

Pablo fue de poderosa manera, usado por Dios escribiendo gran parte del nuevo testamento, para encaminarnos a todos a creer y confiar verdaderamente en Cristo Jesús; pero también pagó el precio de tan grande responsabilidad designada y predeterminada en los cielos, para la gloria de Dios Padre.