Saltar al contenido

El encuentro misericordioso de Jesús y la Samaritana – Interpretación

22 marzo 2020

Querido lector, esta vez te invito a conocer la historia de Jesús y la samaritana; aquí podemos observa al Mesías superando los prejuicios de la época, para conversar este con una mujer, y además de Samaria ambas cosas muy mal vistas por los Judíos de la época del mesías. Hay grandes promesas de Jesús en este diálogo. Sabemos que este artículo, sobre el encuentro misericordioso de Jesús y la samaritana, será de gran bendición para ti y podrás también compartirlo con tus amigos y familiares.

Encuentro entre Jesús y la samaritana.

Dios vino a buscar lo que se había perdido; por eso vino Jesús a la tierra, y no llego a buscar a los que ya estaban salvos; sino que, vino por los gentiles, es decir, todo aquel que no era judío en este piadoso encuentro misericordioso de Jesús y la samaritana; esta mujer recibe poderosas revelaciones de lo alto, porque así le plació al padre, con este pueblo enemigo de Israel.

Jesús, le hace promesas de que ellos recibirán agua viva, si reciben al hijo de hombre en su corazón; que si toman de esta agua jamás tendrán sed. Y este manantial de agua, brotará para vida eterna. En esta ocasión, Jesús le habla de promesa de la llegada del Espíritu Santo de Dios a sus vidas.

El maestro de galilea, se muestra como hijo del todopoderoso; que discierne los espíritus, pensamientos y conoce los corazones hasta lo más íntimo y oculto.

La mujer samaritana hace una pregunta clave; sobre la duda que tenía todo samaritano en su tiempo, ellos tenían conocimiento de la palabra de Dios; pero de igual forma creían a su manera en el Señor. ¿Si Jerusalén era el único lugar donde se podía adorar a Dios? Jesús le anuncia: “la hora ha llegado a ustedes de adorar al Padre”. Tremenda declaración del reino de Dios, presenta Jesucristo acá. Atónitos quedan esta mujer y su pueblo con esta verdad .

Gran revelación recibe esta samaritana, del mismísimo Cristo, se muestra ante ella y le dice: “que vendrá al momento donde podrán adorar a Dios; no solo desde ese monte en el cual se encontraban, ni solo desde Jerusalén”. Porque la promesa de derramar el Espíritu Santo, sobre toda criatura que confiese el nombre de Jesucristo, estaba muy cerca de cumplirse. El reino del Señor se acercó a esta gente por medio del mesías.

A la Samaritana, también le es revelado que: “los verdaderos adoradores adoraran al Padre en espíritu y en verdad”. Dios no busca oraciones falsas y rebuscadas; el quiere de nosotros una oración verdadera, sincera de corazón. Él busca sacar lo mejor de nosotros, y ponerlo al servicio del reino celestial también, y que en nuestro diario proceder lo reflejemos a él.

Verdaderos adoradores busca el Señor, que lo adoren en espíritu y en verdad. Tales adoradores busca el Padre, tu espíritu, alma, cuerpo, pensamiento, y obra anhela el Señor fervorosamente, él quiere que demos todo de nosotros por aquellas almas que se encuentran perdidas, y que necesitan de nuestro amado Padre celestial.

A los suyos vino el Señor; pero estos lo rechazaron ante esta negativa de su pueblo, al aceptar a Jesús, el compás de salvación se abrió un poco más, y de esta manera, mostró compasión Dios ante los no judíos o al redimirlos de pecado mediante el cordero santo al ofrecerles el Espíritu Santo, y las nuevas de salvación donde entramos todos juntos, con los samaritanos.

Predicación de Jesús trae salvación a samaritanos.

Luego de que Jesús lleva estas grandes revelaciones al pueblo de Samaria, mediante esta mujer. Esas palabras de su ministerio, que manifestó Cristo aquí, la promesa del Espíritu Santo en los verdaderos adoradores, que entren en contacto íntimo y personal con él.

Para gran sorpresa en esta historia que relatan las sagradas escrituras, la samaritana lleva estas buenas nuevas a su pueblo, a la mayoría de ellos estos arrepienten de sus malos caminos y vuelven su mirada a Jesús.

Los propósitos de Dios con esta mujer fueron poderosos, cuando Cristo se manifiesta a ella de una manera un poco casual; pero las casualidades con el Padre Celestial no existen, él quiso manifestarse a ese pueblo mediante el encuentro misericordioso de Jesús y la Samaritana, y así lo realizó; y fue de gran propósito para ese pueblo.