Toda la historia de Ezequiel y el valle de los huesos secos

toda la historia de ezequiel y el valle de los huesos secos

Amigo lector, Ezequiel es conocido como uno de los profetas mayores de Dios y de la biblia; y fueron recopilados todas sus profecías, experiencias y su llamamiento; en un libro con su nombre, en las Escrituras; fue un hombre usado por Dios, para hablar a Israel; a los cuales, el mismo llama hijos rebeldes. Te invito a conocer, toda la historia de Ezequiel y el valle de los huesos secos.

Índice

    Toda la historia de Ezequiel y el valle de los huesos secos

    Ezequiel hijo de Buzi, era un sacerdote deportado del rey Joaquín a tierra de los caldeos; tenía su casa con los cautivos en Tel-abib (Ezequiel 3:15-27). Él se encontraba en el río Quebar cuando Dios le habló diciendo: “Yo, pues, te envío a los hijos de duro rostro y de empedernido corazón; y les dirás así ha dicho Jehová el Señor” (Ezequiel 2:4).

    Dios, llamaba al pueblo hijos rebeldes, porque no obedecían su voz y llama a Ezequiel para que fuera porta voz de su palabra y no dijera Israel que no recibieron palabra de él; pues, el sabía que no oirían.

    Había una condición para ser profeta de Dios; y dice en Ezequiel 3:26-27a: “Y haré que se pegue tu paladar, y estarás mudo, y no serás para ellos varón que reprende; porque son casa rebelde. Mas cuando yo hubiere hablado, abriré tu boca, y les dirás: Así ha dicho Jehová”. Por eso Ezequiel es conocido, como el profeta mudo.

    y pondre mi espiritu en vosotros y vivireis

    El profeta Ezequiel, fue señal de todas de todas las cosas que sucederían en Israel con su propia vida; como ejemplo está, la muerte de su esposa; diciéndole que no le guardara luto, ya que así Jehová les quitaría a ellos: Su fortaleza, el gozo; el deleite de sus ojos, y anhelo de sus almas; hasta sus hijos e hijas (Ezequiel 24:15-27).

    Este sacerdote murió, a manos de los príncipes; que no aceptaron la amonestación de parte de Jehová, el señor; en tierra de los caldeos donde fue deportado, después de hablar y declarar de parte de Dios muchas profecías.

    Valle con huesos secos en gran manera

    Solo hablaba Ezequiel cuando Dios le daba palabra. Tuvo muchas visiones y profecías para el pueblo; hasta parábolas que representan a Israel. Una de ellas está en Ezequiel 37: 1-14 una experiencia increíble, pues fue llevado en el Espíritu de Jehová a un valle.

    Es muy conocida esta experiencia entre los cristianos, y es llamado valle de los huesos secos; la palabra del Señor describe, este valle con huesos secos en gran manera (Ezequiel 37: 26); en ellos no había vida, y Ezequiel le confiesa a Dios que solo él puede hacer algo.

    Dios le pide entonces, que profetice a esos huesos secos; para que vivieran, y en el verso 6 de la lectura Jehová dice: “Y podré tendones sobres vosotros y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros Espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová”.

    El profeta obedeció la voz de Dios, y profetizo a los huesos secos; relata que mientras profetizaba, hubo un temblor; todo lo dicho por Jehová se cumplía. Al recibir al Espíritu se colocaron de pie, y era un ejército muy grande. Esto son el pueblo de Dios, que han perdido toda esperanza, y que solo Dios puede darles vida; los llama desde los sepulcros y les dice pueblo suyo.

    Así como este valle de huesos secos, hay muchos hombres en el mundo; que han perdido toda esperanza, y la fe en la salvación; pero Jesús cuando derramo su sangre en la cruz, nos dio vida y puso su Espíritu en nosotros; los que le recibimos, para consolarnos y recordemos que él es el unigénito de Dios. Levantando con esto un ejército grande y fuerte en Dios.

    El profeta Ezequiel y el valle de los huesos secos

    Toda la historia de Ezequiel y el valle de huesos secos; habla de que Dios derramara su Espíritu en su pueblo para que vivan, y Jesús en Juan 14: 26 habla de ese Espíritu; que es el consolador. Jesús, es el único que puede dar vida; dio la suya que vivamos nosotros en abundancia, no permitas que las circunstancias te aparten de él; porque en él está la vida y la luz verdadera.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más