Saltar al contenido

Historia de Santa Úrsula – Los milagros y el martirio que sufrió en vida

30 mayo 2020
Historia de Santa Úrsula - Los milagros y el martirio que sufrió en vida

Santa Úrsula trascendió y cruzó todo tipo de barreras culturales con su fuerte historia, la cual es uno de los mayores símbolos de valentía jamás contados. Esta joven vivió uno de los peores martirios en sus últimos segundos de vida, siendo asesinada injustamente junto con sus compañeras solo por serle fiel a sus creencias e ideales. Por ello, Santa Úrsula representa a la mujer fuerte, independiente y apegada a Dios.

La verdadera historia

En la Historia de Santa Úrsula, vemos que desde muy pequeña una persona apegada a Dios. Se hizo afín a la religión cristiana y a partir de allí hizo la promesa de guardar sus votos virginales. Durante toda su juventud expresó su amor a Cristo y la fidelidad que quería mantener a su religión y fe. Siendo una persona muy espiritual, Santa Úrsula marcaba los corazones de quien la conociera.

La dulzura, nobleza y valores cristianos de la joven eran tan arraigados, que se convirtió en una persona maravillosa. Así fue que hasta el mismísimo príncipe Conan Meriadec la pretendió, el cual deseaba a la joven Úrsula. Sin embargo, Santa Úrsula ya había decidido servirle a Dios, y la misión de su vida era muy distinta a mantener esposo. Santa Úrsula quería permanecer virgen y soltera, dedicándose a seguir la palabra de Dios.

En dicha época las mujeres no tenían la posibilidad de escoger a sus esposos, y la mano de la joven fue pedida por el príncipe al padre de Úrsula, el cual era el rey Dionotus. El rey prefería un matrimonio cristiano, y sabía que se generaría disputas violentas, porque Úrsula no estaba dispuesta a casarse, sino a seguir el camino de Dios. Mas para su sorpresa, Úrsula aceptó, pero con varias condiciones muy difíciles de cumplir. Úrsula piensa que al realizar ello la propuesta de matrimonio se anula, pero el príncipe acepta, debido que la belleza de Úrsula lo había cautivado.

Por esta razón, Úrsula comenzó una peregrinación que la llevaría hasta Roma. Esta peregrinación la realizó en el nombre de Dios junto con varias compañeras, y con la finalidad de consagrar sus votos de virginidad. Se presentó ante el papa Siricio, el cual fue el papa 38° de la Iglesia Católica. Este la bendijo, consagró sus votos virginales y la destinó a que su vida se dedicara al evangelio de Cristo.

Luego de cumplir su meta, Santa Úrsula planeaba regresar. Cuando ya se encontraba en Alemania, específicamente en Colonia, se toparon con el ataque de los hunos, los cuales eran un grupo nómada liderado por Atila, uno de los mayores enemigos del Imperio Romano. Este al ver a Úrsula y a sus compañeras quedó cautivado, en especial por la belleza de Úrsula.

Los hunos eran agresivos y deseaban a las mujeres solo para satisfacer sus deseos sexuales, pero este grupo de valientes jóvenes se negó rotundamente, y resistieron ante la violación. Atila ordenó matarlas a todas, menos a Úrsula, ya que la quería como esposa. Úrsula no aceptó la propuesta y permaneció firme en sus convicciones, ya que ella deseaba cumplir su camino cristiano y mantener sus votos virginales.

Atila, furioso ante la respuesta de Úrsula, hizo que las martirizaran. Úrsula y sus compañeras sufrieron castigos inhumanos, padeciendo graves dolores de la mano enemiga. Todas asesinadas, y presa de la ira, Atila perforó el corazón de Úrsula con una flecha, matándola al instante.

La milagrosa Santa Úrsula y su fuerte vida

La historia de Santa Úrsula ha servido de inspiración para miles de pintores y artistas, que plasman en sus obras el martirio que vivió la joven junto a sus compañeras. A esta Santa se le han atribuido una gran cantidad de milagros, debido a que fue una mártir fuerte, luchadora y fiel a Cristo. Su  pureza y castidad es una de las más admiradas, además de su convicción.

Santa Úrsula protege a las jóvenes, a las vírgenes y a las colegialas. Sin embargo, también se le puede alzar plegarias sin importar la distinción. Es patrona de distintos municipios, órdenes y universidades. Miles de misas se ofrecieron alrededor del mundo a esta mártir, la canonizaron y declararon Santa, conmemorando cada 21 de octubre su historia de vida.