¿De qué trata el libro de Daniel? La verdadera interpretación

de que trata el libro de daniel la verdadera interpretacion

El libro de Daniel es uno los libros más destacados de la biblia, su autor es el profeta Daniel, escribió desde muy joven, fue deportado a temprana edad de su tierra natal. En Babilonia se convirtió en el asesor de los monarcas extranjeros.

Aquel gobierno era muy amplio y diverso, su territorio era tan vasto que necesitaban una eficiencia en la burocracia administrativa, para ello los esclavos que contaban con un alto nivel de educación. Tenían ciertas habilidades que se requerían para estos cargos importantes, lograrían convertirse en la mano derecha de este gobierno.

https://www.youtube.com/watch?v=sqTobEivJI4

A causa es un gran visión, conocimiento y una buena apariencia en aquel tiempo se escogieron cuatro jóvenes que lograron entrar en el programa de entrenamiento para ocupar estos cargos administrativos importantes. Daniel destacaba por su carácter notable, que le aseguró importantes posiciones en el palacio del rey y estando en este lugar fue cuando Daniel descolló sobre cuanto sabio había en aquel imperio.

Índice()
  1. Sus profecías y enseñanzas del libro de Daniel
  2. Escuchamos a Dios a través de Daniel

Sus profecías y enseñanzas del libro de Daniel

El libro de Daniel busca como propósito mostrarles a todos que Dios, el único y gran Dios todopoderoso, es el único que posee en sus manos el destino para todas aquellas naciones. Las profecías de Daniel se dividen en tres importantes secciones empezando por su presentación. Se desarrollan sus dones de interpretación profética, donde podemos ver sus visiones acerca de lo que acontece y los reinos del futuro.

En la tercera sección Daniel se presenta como lo conocemos hoy en día, el libro profético clave para entender la mayor parte de la biblia. Es tan importante que las concepciones que se tienen acerca de las profecías que tratan de los últimos tiempos se ven reflejadas en cómo se interpreta este importante libro de la biblia.

Daniel se consagra como un gran ejemplo, valiente y retador para todos los creyentes en cualquier época. Buscando que nadie renuncie nunca al compromiso de dar testimonio de Nuestro Señor Jesús, sin importar que se vean obligados a enfrentar terribles pruebas.

Otra de las enseñanzas que nos dejó a Daniel en su libro, es la inmensa superioridad que tiene Dios sobre todos los posibles intentos de ocultar su inmenso poder. A pesar de todos sus intentos, no había ningún sabio, encantador, mago o astrólogo de la corte del rey que pudiese descubrir y hallar la verdad.

Nos hizo saber que no hay contrincante que se equipare o se resista a la sabiduría y el inmenso poder que caracteriza al Espíritu Santo.

a ti oh dios te doy gracias y te alabo porque me has dado sabiduria

El libro de Daniel contiene una profecía clave llamada las 70 semanas del año de Daniel. Es esencial entender lo que significa esta escritura. Daniel anuncia la fecha exacta de la primera venida de Cristo y mencionó los eventos que ocurrirían antes de su regreso.

Daniel profetizó la vida y muerte del Mesías en la tierra. Queda claro que su trabajo durante su última semana según esta profecía no ha sido terminado. Hasta ahora se ha visto cumplir parte de las primeras tres profecías que se encuentran en el versículo cuatro al terminar las 70 semanas.

Según las escrituras se ha cumplido el terminar la prevaricación, acabar con el pecado, expiar la iniquidad, aún quedan por cumplirse otras tres; brindar justicia perdurable, sellar la visión, así como la profecía y ungir el Santo de los santos.

En el momento cuando el Mesías regrese con la intención de cumplir su tarea durante la mitad de la segunda semana profética número 70. Sin embargo, la profecía no nos dice cuando sucederá esto.

Escuchamos a Dios a través de Daniel

En el libro de Daniel se presentan las profecías de lo que le depara el futuro. Tanto nuestro momento, estaba en un puesto importante y se encargó de bajarle la ambición que el único y verdadero rey. El único que tenía en sus manos su destino era Dios todopoderoso, haciéndole saber que ellos no manejar sus vidas en base a políticas banales. No sólo la llegada por primera vez a la tierra de Jesucristo, sino que también habló de su regreso.

Subir