Saltar al contenido

¿Cuáles son las mejores posturas para orar a Dios?

5 abril 2020

El tiempo de oración es el más importante para un cristiano porque es el momento en el que una persona se presenta para la intimidad y la comunicación con Dios. Es el tiempo de mostrar el más alto grado de honor a Dios. Por ello, es preciso conocer las posturas para orar a Dios

Honrar a Dios es más que decir o pronunciar palabras de honor a Él, sino que primero presentar nuestros cuerpos honorablemente a Él; en posiciones de honor. La posición correcta de la oración corporal es muy importante porque Dios te mira y ve la verdadera sumisión y respeto a Él y a quien es Él.

Cuando la Biblia dice: «Les suplico, pues, hermanos, por la compasión de Dios, que presente nuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es nuestro culto racional». (Romanos: 12:1), primero, significa que humillen y bajen su cuerpo completamente ante Dios.

Colocarse de rodillas como parte de las posturas para orar a Dios

Cuando nos inclinamos ante Dios transmitimos una actitud de honor, gratitud y fe, reconociendo que todas las cosas vienen de su mano.

Cuando Job sobrellevó grandes pérdidas, se inclinó en el suelo: «Entonces Job se levantó, desgarró su manto, se rapó la cabeza, se postró en tierra y adoró, diciendo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá; Jehová dio, y Jehová quitó; bendito sea el nombre de Jehová» (Job 1:20-21).

Esta posición de oración refleja la bienaventuranza de la mansedumbre y expresa las siguientes actitudes:

Es un signo de reverencia: En algunas culturas, quien quiera expresar reverencia y respeto por otro se inclinará ante él. Cuanto más profunda sea la reverencia, mayor será el respeto que muestre.

Es una expresión de adoración: Cuando Dios respondió a la oración del siervo de Abraham, el hombre «adoró al Señor, inclinándose a la tierra» (Génesis 24:52).

Orar a Dios mirando al cielo

Mirar a una persona a la cara indica confianza y honestidad, esta es otra de las posturas para orar a Dios. Es indicativo de una relación abierta y de confianza. Los Evangelios registran muchos casos en los que Jesús oró, mirando al cielo. Esta posición de oración refleja la bienaventuranza de ser puro de corazón y expresa las siguientes actitudes:

  • Demuestra de dónde viene nuestra ayuda.
  • Muestra una fe confiada.
  • Indica una íntima comunión con Dios.

De pie ante nuestro Dios

Estar de pie ante un gobernante indica que tienes el derecho legal de estar allí. Sólo a través de la justicia de Jesucristo podemos acercarnos a Dios como sus hijos: “Tenemos un abogado ante el Padre, Jesucristo el justo, y él es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo» (I Juan 2:1-2).

Esta posición de oración refleja la bienaventuranza del hambre y la sed de justicia y expresa las siguientes actitudes:

  • Representa nuestra posición en la justicia de Cristo.
  • Simboliza nuestra preparación para la batalla.
  • Muestra la disposición a servir.

Sentado ante nuestro creador

En las escrituras, sentarse es una posición de autoridad. Cuando el rey o los gobernantes de una ciudad se sentaban en sus lugares oficiales, estaban en posición de gobernar y juzgar y hacer que sus juicios se llevarán a cabo. Esta posición de oración refleja la bienaventuranza de dar y recibir misericordia y expresa las siguientes actitudes:

  • Nos recuerda que todos los creyentes están sentados con Cristo en el cielo.
  • Representa la llamada de Dios a perdonar a los infractores.

Jesús dijo sus discípulos: «Si perdonas las ofensas a los hombres, se perdonará también a nosotros nuestro Padre celestial; pero si no perdonas a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre perdonará a nuestras ofensas» (Mateo 6:14-15).