Oración de arrepentimiento del acto de contrición para confesar los pecados

oracion de arrepentimiento del acto de contricion

Hoy te presentamos esta poderosa oración de arrepentimiento para confesar del acto de contrición para confesar los pecados; esta devoción te ayudará a estar en paz contigo mismo y con tu entorno. Si tienes una voluntad de cambio fidedigno y quieres mejorar tu vida, estas plegarias te acercaran a Dios y podrás alcanzarlo.

Busca la tranquilidad y la reconciliación con el creador; ellas te ayudarán a tener un mejor estilo de vida, ante los ojos de nuestro creador. La palabra de Dios dice: “busca el Señor mientras pueda ser hallado”.

Índice

    Oración de arrepentimiento del acto de contrición

    Vuelve tu ser al Señor, arrepentido de corazón y él allanará tus caminos. Dios siempre tiene sus brazos extendidos para que halles la paz y armonía que tanto necesitas; por ti fue a la cruz del calvario Jesucristo llevando nuestras iniquidades y pecados a la cruz.

    Dios no rechaza un corazón contrito y humillado; es por esta razón que traemos esta gran oración de arrepentimiento del acto de contrición para confesar los pecados, para obtener su consuelo y encontrar ese ser el perdón que tanto anhelamos, en nuestros corazones.

    Querido Dios Todopoderoso,

    creador del cielo y de la tierra.

    Tu Padre Omnisciente,

    omnipotente que conoces el corazón

    y sospechas sus actos con tu justicia divina.

     

    Señor a ti rindo mis súplicas,

    porque solo puedes tu darle la respuesta adecuada

    a mi espíritu agitado; altísimo Jesucristo la gracia

    y la misericordia están en ti,

    y solo mediante tu persona podemos alcanzarlas.

     

    Santo de Israel,

    solo tú eres mereces alabanza y gloria perpetua;

    ya que tú llevaste mis pecados a la cruz,

    por ese acto soy digno de recibir el perdón del Padre.

     

    Tú que eres el Gran Yo Soy,

    queremos que nos muestres tu Reino de justicia

    y paz aquí en la tierra.

    Porque solo tú puedes hacerlo Amado Padre Celestial.

     

    Señor probablemente

    no soy digno de tu gracia  y tu perdón;

    pero yo sé, que un corazón contrito

    y humillado tú no le das la espalda.

     

    Sin embargo,

    no quiero que se haga mi voluntad Dios eterno;

    ligado a tus designios me encuentro,

    solo quiero que tú tomes el timón de mi vida

    porque yo solo no puedo.

     

    Eres tu Dios Soberano del cielo y de la tierra,

    en ti y por ti se hicieron todas las cosas que habitan en él.

    A ti recurro ante mi arrepentimiento,

    no quería yo ofender a un Dios tan bueno como tú;

    ya que he pecado contra el cielo y contra ti,

    vengo dolido y muy dispuesto a cambiar

    y dejar esa realidad atrás.

    varon y hembra los creo

    Amado Padre Celestial,

    sé que contigo puedo redimir mis pecados.

    Sé que tú estás dispuesto a brindarme el perdón,

    que probablemente no merezco;

    pero sé que en ti puedo alcanzarlo.

     

    La indulgencia de mis faltas busco contigo mi Señor.

    Igualmente como espero la compasión ante mis fallas,

    de la misma forma estoy yo dispuesto

    a perdonar a los que agravian.

     

    Libertador de mi alma eres tú,

    invoco tu poder grandioso Jesucristo

    para no caer ante las asechanzas del enemigo;

    no permitas Señor mío que vuelva a sucumbir ante el pecado,

    renueva cada día Espíritu Santo de Dios mis fuerzas.

     

    Asimismo enséñame a practicar cada día el perdón,

    en mi vida. No permitas que la soberbia

    y la altivez hagan mella en mi alma.

     

    Gran Maestro dale fuerza a mi Espíritu

    para no caer en la tentación de pecado,

    sobre todo porque tu palabra dice ser santo.

     

    Porque yo soy santo; es más eso

    busco yo de ti mi Amado Padre,

    el apartarme del mal y no volver

    a cometer esos pecados que me

    alejen de tu infinito amor.

     

    Por eso invoco tu poder mi Dios,

    para que puedas tu librarme de todo mal.

    Busco en ti Dios de los Ejércitos Celestiales,

    la absolución de mi culpa;

    porque tuya es la grandeza,

    el poder y la gloria por siempre.

     

    Sobre todo,

    porque tu palabra nos exhorta a que pidamos,

    ya que tú abrirás las puertas de los cielos,

    por eso te dio gracias mi amado Padre sé que tú oirás

    mi oración y perdonarás el mal que he hecho, en nombre de Jesús.

     

    Amén.

    Dios nos llama mediante su palabra al arrepentimiento

    El Señor quiere que todas las almas se salven, por eso su palabra nos llama arrepentirnos y convertirnos a él, él traerá la paz y el amor que necesitamos para convivir como hermanos en este mundo lleno de maldades e injusticias

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más