Saltar al contenido

¿Qué es la oración? Definición bíblica ¿Cuál es la forma correcta de hacerla?

29 agosto 2020
¿Qué es la oración? Definición bíblica ¿Cuál es la forma correcta de hacerla?

Qué es la oración, Definición bíblica. Estimado lector, en esta ocasión te traemos un tema muy interesante; que todo cristiano tiene que tener muy en cuenta, ya que debemos tener una relación de amor y comunión con nuestro Padre Celestial a diario. La oración, es no más que un diálogo franco, directo y sincero con el Todopoderoso. Por eso hoy te ensañaremos ¿Qué es la oración? Definición bíblica ¿Cuál es la forma correcta de hacerla?

La biblia nos muestra, diferentes formas mediante la cual; podemos practicar esta relación con Dios a diario, en esta crónica te mostraremos cómo ha evolucionado la manera de comunicarnos con Dios a lo largo del tiempo. Comparte este artículo con tus amigos y demás familiares será de bendición para ti y los tuyos.

Qué es la oración, Definición bíblica

La oración como sencilla definición, podemos decir que es hablar con Dios; esta podemos realizarla en todo momento; Jesús no por nada divide la historia en dos, antes de él y después de él. El Mesías vino a cambiarles el mundo a los judíos; nacido como judío tuvo que someterse a sus tradiciones. Pero esto no siempre fue así, hay muchos aspectos de la vida hebrea, que vino a alterar entre ellos la existencia en comunión con el Padre y la oración.

Los judíos tenían su forma de dialogar con Dios desde tiempos ancestrales, desde el primer momento que existió una relación del hombre con su creador; esté intento comunicarse con el todopoderoso. Como decíamos anteriormente, Jesús observó que la oración de los fariseos, saduceos y otros grupos religiosos, en el templo, la sinagoga, o en el tabernáculo no era la forma más adecuada al momento de entablar una plática sincera y honesta con Dios.

Por eso le realizo exhortaciones al respecto, por ejemplo en el Sermón del monte que quedó registrado en el libro de Mateo 6:7: Y al orar, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que serán oídos por su palabrería. Aquí Jesús les comunica, que la oración no debe convertirse en un acto de religiosidad. Para que te escuchen, demostrar que lo haces mejor el otro. No, la oración debe ser un acto sublime de vínculo con tu creador.

Otros de los consejos que nos relató Jesús en el Sermón de monte quedó registrado en Mateo 6:5: Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que aman orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. De cierto os digo que ya tienen su recompensa. Aquí el Mesías critico la razón de ser de la oración, está no puede realizarse con un corazón orgulloso; porque Dios desprecia eso, o por vanidad.

Hay otros aspectos al momento de realizar, una sincera oración que debemos tener en cuenta como lo son. La actitud o disposición del espíritu, esto es más significativo que el sitio donde se realice, la colocación del cuerpo que debas tener o una fórmula como tal, para realizarla. También debe haber mucho  ímpetu y furor espiritual al momento de ejecutarla, en la biblia no hay una fórmula especifica de cómo debe ser tu oración.

En el Padre Nuestro encontramos componentes principales, que debe contener una oración cristiana real; y también contiene un orden específico, en el cual tiene que presentarse. En ocasiones debido a la intensidad, fogosidad y furia con que se realiza está, podemos llegar a llorar, gemir entre otras. Las sagradas escrituras nos invitan a “Orad sin cesar” esto en 1era de Tesalonicenses 5:17.

Un vivo ejemplo de este versículo, cumplido a cabalidad fue Jesucristo el cual relata la biblia pasaba noches completas orando, y todo lo que el hijo iba a hacer se lo consultaba a su Padre. El mesías nos plantea la oración como una experiencia agradable del espíritu, y nos invita a disfrutar de la presencia del Todopoderoso y la unión con su hijo.

Conectado con el Dios Altísimo

Qué es la oración, Definición bíblica. Dios busca una relación de amor y con fraternidad contigo, y el mejor medio que podemos usar para hallarlo es la oración. No olvidemos solo orar por nuestros problemas personas, también debemos orar por nuestros enemigos, gobernantes, por la obra evangelizadora; siempre entendiendo que nosotros no vamos a imponerle nada a Dios, siempre nos someteremos a su santa voluntad buena, agradable y perfecta.