Saltar al contenido

¿Qué es la oración familiar? ¿Cuál es su importancia? ¿Funciona?

29 agosto 2020
¿Qué es la oración familiar? ¿Cuál es su importancia? ¿Funciona?

Dios nos ha dado el poder de la oración para que a través de ella, podamos mantener conexión espiritual y recibir sus enseñanzas. La oración permite recibir de nuestro creador las más divinas bendiciones que guarda para nosotros. Más poderosa aún es cuando se hace en unión familiar. Conoceremos ¿Qué es la oración familiar? ¿Cuál es su importancia? ¿Funciona?

Las Sagradas Escrituras nos enseñan de la palabra de Jesús, en Mateo 18:20 nos dice “Donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí estaré Yo en medio de ellos”. Que claro es este versículo al saber que gozaremos de la presencia de Dios cuando nos reunimos en su nombre. Mayor es su poder si esa congregación es hecha con miembros de una misma familia unida bajo el sacramento del matrimonio.

Las familias cristianas deben asumir el hábito de orar en unión familiar, con este hecho no solo se fortalece el amor entre los integrantes de este hogar. Si no que la abundancia en bendiciones será derramada con mayor fuerza y misericordia. Pues Dios premia a las familias que oran unidas.

Importancia de la oración familiar

Las familias acostumbran a realizar diferentes tipos de actividades para celebrar algún suceso especial o para simplemente recrearse y compartir momentos de sano esparcimiento. Así mismo ha de ser en el plano espiritual, alimentar la fe y la devoción a Dios de forma particular. Permite el crecimiento espiritual y su realización como individuo único y especial.

Pero realizar oración en familia, no solo permite fortalecer la fe de forma personal, sino que da fortaleza como un solo ser. Como un elemento sólido bajo la creación de Dios. ¿Qué es la oración familiar? ¿Cuál es su importancia? ¿Funciona? La familia es el núcleo más importante de la sociedad. Donde se siembran las principales enseñanzas del ser humano y donde se inculcan los valores sociales y espirituales.

Por tal razón, es de suma importancia para la formación de hombres y mujeres de buena voluntad, servidores de Dios y del prójimo. Que el amor a Dios le sea inculcado desde el seno del hogar. Con la puesta en práctica de oraciones profundas de forma individual y colectiva, es decir familiar.

El poder de la oración familiar si funciona

Conocemos ciertamente el poder que tiene la oración para el beneficio de nuestra vida y de nuestra salud espiritual y emocional. Conocemos igualmente su maravilloso poder cuando diferentes personas se congregan y elevan una misma oración con un mismo fin.

Las plegarias y rezos que se hacen en unión familiar son escuchados y atendidos por Dios con mayor prioridad. Son diferentes pensares y diferentes sentir unidos en una sola petición o un solo agradecimiento.

Estas plegarias elevadas a Dios por un fin en común. Son muestra de verdadera fe, de amor hacia el prójimo y sobre todo de obediencia a nuestro Padre como amo y señor de nuestras vidas. Congregarse en unión familiar es uno de los momentos más hermosos del día. Donde grandes y pequeños se reúnen para hablar con Dios haciéndolo parte del hogar.

Los niños crecen en su familia al mismo tiempo que crece su fe. La familia cristiana es el primer lugar de educación para la oración, se convierten en unas pequeñas iglesias domésticas similares a las parroquias. Con historias y sentimientos muy particulares; donde leen y reflexionan todos las Sagradas Escrituras de la Biblia.

¿Cómo orar en familia en estos tiempos?

Congregar y reunir a todos los miembros de la familia es una difícil situación en estos tiempos de estrés y responsabilidades.

Pero nada de esto es escusa para apartarnos de Dios y dejar de orar. La hora de la comida es un momento que amerita respeto y dedicación. ¿Qué es la oración familiar? ¿Cuál es su importancia? ¿Funciona? Y es importante que se cultive el principio de sentarse todos juntos a compartir los alimentos. Es esta una buena oportunidad para orar en familia, agradecer la vida y el pan de todos los días.

De igual manera, al final del día, antes de acostarse, podemos reunirnos junto a la cama de los más pequeños. Leer algunos pasajes de la Biblia, analizar sobre ese relato, reflexionar, e incentivar a los niños a evaluar sus acciones en el día. Las cosas que hicieron correctamente, las que deben mejorar y aquellas que le han agradado a Dios.