Saltar al contenido

¿Qué es la oración intercesora? ¿Cuándo hacerla?

28 agosto 2020
¿Qué es la oración intercesora? ¿Cuándo hacerla?

Ya que, nos encontraremos en esta vida situaciones adversas, muchas veces tendremos que mantener con fe una posición firme ante cualquier condición o escenario; y es allí donde intercederemos con toda autoridad, proclamando las promesas que nuestro Padre nos ha entregado. Ahora te enseñaremos ¿Qué es la oración intercesora? y ¿Cuándo hacerla?

Además, la persona cristiana tendrá que orar y levantar su voz, para pedirle al Padre Celestial por su hermano que se pueda estar encontrando en una época dura y complicada. Porque es el deber del cristiano ser un apoyo al que cae y darle animo a través de la palabra del señor. Por lo tanto una oración o un consejo jamás estará demás, pues demuestra la bondad de nuestro Dios en nuestra vida.

¿Qué es la oración intercesora?

Debido a que Dios nos ha llamado a practicar de su misericordia en todo tiempo y lugar; la persona que siga a Cristo y sus principios, tendrá que cumplir con uno de los primeros ministerios que nos demanda el Señor, que es el amar al prójimo. Porque aquel que siga las ordenanzas, sabe que levantar un clamor de ayuda al necesitado abrirá las puertas del cielo, no solo para la persona necesitada, también lo hará para el intercesor, pues hallara gracia delante los ojos de Dios.

Por lo tanto, la intercesión es sumar a tu comunión intima con Dios el pedirle por las personas que están a tu alrededor; bien pudieran ser, familiares, amigos, colegas del trabajo, hermanos de la iglesia y la humanidad en general. Asimismo, podemos encontrar en la biblia que muchos profetas, apóstoles, y enviados de Dios, alzarían su voz en súplica por un pueblo cuyo corazón estaba lejos del Señor;  por sanidad de quebrantados o la bendición en general de los mismos; siendo esta una oración sincera del corazón sin esperar nada a cambio.

El intercesor

Es la persona que llevará a cabo la oración. Será por un objetivo específico, el bienestar de las personas o la nación por la que se esté levantando la súplica. Asimismo, el intercesor no tiene que ser precisamente llamado a este ministerio como tal, al contrario, todos estamos llamados a respaldar la causa de nuestros hermanos en Cristo.

La oración

Será en todo momento nuestro clamor, sincero desde el corazón y en comunión con el espíritu Santo; siendo este el que nos instruirá como pedirle al Padre por la causa que estemos orando. Asimismo, la oración intercesora no será fijada de un mismo modo en cada petición, pues según las circunstancias nos desenvolveremos en una conveniente y exclusiva forma de rogativa al Señor.

¿Qué es la oración intercesora? ¿Cuándo hacerla?

Ciertamente, la oración tiene que ser parte fundamental de nuestra vida como cristianos. Por ello, será un principio inconmovible que se aplicara en cualquier lugar o momento; en nuestra diaria intimidad con nuestro Padre celestial. De igual manera, levantaremos el clamor por las personas o situación particular; que el Espíritu Santo nos convoque, cumpliendo así con lo que Dios nos demanda, que en todo tiempo estemos en oración y suplica por los santos; que son sus hijos escogidos.

Asimismo, estaremos intercediendo por la nación y mundo entero. Ya que cada día se pierde más el mundo por ir detrás de sus deseos; levantaremos un clamor a nuestro Padre por misericordia y de igual forma por la bendición del mundo que nos rodea, tal como, en la biblia no los relata, siendo el ejemplo de intercesión más sincero y unánime el de los profetas que levantaban lamentación al Dios del cielo por su pueblo y allí encontraban una respuesta tangible del Señor, siendo la oración el punto de bendición.

La oración por el prójimo

Ya que nuestro Dios Soberano nos constituyó un solo cuerpo en Cristo Jesús, cada parte será de suma importancia. Porque, si un miembro se lastima, el cerebro inmediatamente enviaría la señal a nuestro cuerpo de necesitar corregir el dolor, y los demás miembros entrarían en acción; asimismo el Espíritu Santo nos alerta de la necesidad de oración por algún hijo del pueblo de Dios, que necesitara de sus hermanos en Cristo, para levantar con fe una oración de intercesión por él o la circunstancia.

Por lo tanto, orar por nuestro prójimo no se puede volver molesto. Ya que, es amar a nuestro hermano como nos lo enseña Cristo a través de sus escrituras. Amándolos como a nosotros mismos, haremos una bella plegaria al Señor con todo el afecto de nuestro ser.