Saltar al contenido

¿Qué es la oración jaculatoria? ¿Para qué sirve?

28 agosto 2020
¿Qué es la oración jaculatoria? ¿Para qué sirve?

A continuación, te explicaremos que es la oración jaculatoria; además, de para qué sirve, de esta manera, aprenderás y obtendrás más conocimientos de la vida católica. Primeramente, si no tienes conocimiento de ¿Qué es la oración jaculatoria? y ¿Para qué sirve?; te mostraremos el significado de la palabra “Jaculatoria”.

Esta palabra, proviene del latín “iaculatorius”, que da sentido a “lanzar al cielo una plegaria”. Por ello, básicamente, es  mandar o lanzar una plegaria o una pequeña oración en una frase corta, al cielo. Además, estas plegarias, o bien, estas frases, en su mayoría están basadas en versículos de la Biblia.

¿Qué es la oración jaculatoria?

Como ya lo había mencionado, las jaculatorias son, plegarias o frases cortas que se lanzan al cielo y que estas, son de alguna manera, tradición o costumbre para los católicos; además, que quienes la hacen se sienten más cerca de nuestro Padre. Muchas personas, hacen las jaculatorias que ya están establecidas por la iglesia, o bien, la crean de acuerdo a su necesidad o preferencia.

Estas pequeñas oraciones, al igual que cualquier otra oración, debe hacerse con mucho amor, fe y respeto a quien se le hace. Se pueden hacer en cualquier momento de nuestra jornada diaria, además de hacerlas durante la misa, funerales y los rosarios; por lo tanto, estas se hacen con la finalidad, de sentir la presencia del Señor, nuestro Padre, a lo largo del día.

¿Para qué sirve?

Realizar este tipo de oraciones, es de alguna forma, cumplir con lo que pide San Pablo en la Biblia: “orad sin cesar”; lo podemos encontrar en 1 Tesalonicenses 5:17; que cita textualmente «Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. Igualmente así, estar en  unión con Dios y su palabra».

Por esta razón, estas súplicas sirven para, glorificar, honrar a Dios; asimismo, para dar gracias, hacer nuestras peticiones, a los santos, a la Virgen, a nuestro ángel de la guarda, y sobre todo al Señor.

Igualmente, estas oraciones jaculatorias, también sirven para confirmar nuestro amor, fe y devoción por quienes la hacemos; en su mayoría van acompañadas de una respuesta que la hacen, quienes están presentes en el momento de realizarla.

Además, es importante que al realizar el rosario, hagamos las debidas plegarias, las cuales se usan de manera complementaria, o se podrían decir que son parte de este, igualmente estas se hacen cuando se está terminando el rezar el rosario. Para quienes no saben, en las jaculatorias, la letra V, significa versículo; mientras que la R, hace referencia a respuesta. Algunos de los ejemplos de las jaculatorias, son:

  1. Sagrado Corazón de Jesús. R. Jesús en vos confío.
  2. Alabado sea Jesucristo R. Por los siglos de los siglos. Amén.
  3. Alabemos y demos gracias en cada instante y momento R. Al Santísimo y Divinísimo Sacramento del altar.
  4. Ave María Purísima. R. Sin pecado original concebido.
  5. Señor mío, Dios mío.
  6. Espíritu Santo, ilumíname.
  7. Gracias, Dios mío.

Al terminar el rosario se hace esta plegaria: V. María es madre de gracia y de misericordia   R. En la vida y en la muerte, ampáranos gran señora V. Alabanzas y gracias, sean dadas en todo momento R. Al Santísimo y Divinísimo Sacramento del altar V. Y bendita sea por siempre la Santa Inmaculada Concepción R. De la bienaventurada siempre Virgen María, madre de Dios y madre nuestra. Luego, todos quienes participan dicen: Oh Jesús mío, perdona nuestras ofensas y sálvanos del fuego del infierno y lleva al cielo a todas las almas, especialmente de tu divina misericordia. Amén.

Una oración espontánea

Por lo tanto, la oración jaculatoria, es parte de una tradición para los católicos, que además viene de muchos años atrás, desde Roma. En un tiempo, llegaron a existir muchas oraciones de este tipo, tantas que el Sumo Pontífice las eliminó; finalmente, ya luego el papa Clemente las volvió a remitir a la comunidad católica, por medio de una encíclica.

Por consecuencia, cualquier creyente puede realizar esta oración unánime; si quieres hacer una oración de esta clase, te recomiendo leer la Biblia, por lo general, se pueden encontrar en los salmos, en Juan y en Mateo. Además, La oración jaculatoria, es mandar una plegaria al cielo, la cual, va dirigida a Dios, igualmente a los santos, que comprende, aquellos hombres que siguieron los principios de Cristo, también a la Virgen y al Espíritu Santo e incluso al ángel de la guarda.