Saltar al contenido

¿Qué es la oración para niños? ¿Cómo enseñarles correctamente a orar?

28 agosto 2020
¿Qué es la oración para niños? ¿Cómo enseñarles correctamente a orar?

La oración es un hábito que debemos cultivar desde muy jóvenes. Como padres responsables de la educación de nuestros hijos, es importante sembrarles el amor y el respeto a Dios. Y enseñarles que la mejor manera de estar en contacto con Él es la oración. Conoceremos ¿Qué es la oración para niños? y ¿Cómo enseñarles correctamente a orar?

La oración es el medio por el cual expresamos nuestros deseos ante Dios. Jesús nos enseña que debemos alabar y dar gracias a Dios. Pedir por nuestras necesidades y las necesidades de los demás y sobre todo a perdonar y pedir perdón. Por ellos nos entregó a la oración del Padre Nuestro.

Oración para los niños

Enseñar a los pequeños a orar no es tarea difícil, es primordial hablarles de Jesús y que conozcan de él. Mientras más le conocen más le van a ir tomando afecto. Te presentamos ¿Qué es la oración para niños? y ¿Cómo enseñarles correctamente a orar?

Querido Dios

Oh Diosito Querido, que maravilloso

es saber de ti,

mis padres me leen cuentos

sobre las cosas que Jesús.

 

Hizo aquí en la tierra

y me llenan de emoción

saber cada vez más de ellas.

 

Yo quiero muy en el fondo de mi

corazón ser tan noble y bondadoso

como Jesús lo era con todo el mundo.

 

Quiero ser como él Señor,

permite que pueda aprender de

sus enseñanzas leyendo la Biblia

y pensando cómo ha podido suceder

todo eso que allí relata.

 

Jesús es tu hijo, tú lo enviaste

para salvarnos a nosotros, él tenía

el poder de salvar a los enfermos

y también de multiplicar la comida.

 

Diosito lindo, quiero que siempre

me cuides y además me protejas,

que nada malo pueda pasarme

ni a mí ni a mi familia, ni a mis

queridos amigos, ni a los vecinos.

 

Te pido por todos, para que

siempre tengan que comer y tengan

una casa donde dormir.

 

Quiero ser un buen hijo, portarme

bien y no hacer travesuras,

quiero ir siempre de tu mano para

que no pueda perderme entre la gente

mala que pasea por las calles.

 

No permitas que me enferme

y me tengan que dar medicinas

o colocar inyecciones, ni tampoco

que me caiga y me lesione

un bracito o una pierna.

 

Quiero estar siempre sano

y fuerte para jugar en el parque.

También quiero ser un buen hijo y

estar junto a ti Dios.

Amén.

Gracias Diosito

Mi Diosito lindo, gracias por

todo lo que me das.

 

Me siento muy feliz de tener

todo lo que tengo y sé que

eso es gracias a ti que

porque me quieres mucho

y me deseas lo mejor.

 

Me siento muy agradecido

porque has sido muy

bondadoso conmigo, me haz

dado una hermosa familia.

 

Un hogar tibio y acogedor,

me hiciste sano y fuerte

y puedo correr con normalidad

por todos lados,

tengo una cama donde dormir

y unos amigos con quien jugar.

 

Gracias Dios porque puedo

comer todos los días,

por los alimentos que mi mamá

prepara y que son muy ricos.

 

Bendice sus manos por tanto

amor que ella me da.

 

Asimismo cuídala siempre

para que nada malo le pase y

siempre esté tan bonita como ella es.

 

Cuida también a todos los adultos

que me quieren y me consienten,

a mis abuelos, a mis tíos, a

mis primos, a toda mi familia.

 

Por favor cuida también

a mis maestros que me enseñan

cada día muchas cosas.

 

Enséñame Señor, a seguir

siempre tus pasos,

a no tomar el camino equivocado

por ver que hay cosas muy

bonitas y fáciles para mí.

 

Aleja la tentación y las malas personas.

Te quiero Mucho Diosito.

Amén.

Orientar a los niños a orar correctamente

Los niños, en medio de su inocencia no conocen el verdadero valor de las cosas. Pueden entonces querer utilizar a Dios para pedir y pedir cosas sobre todo materiales. Orientémoslos como buenos adultos a darle valor a la oración. A permitir que a través de ella, puedan darle gracias a Dios por tantas cosas maravillosas que nos regala.

Guíalos también, a dedicar la oración no solo a casos muy particulares sino a pedir por la familia, por los enfermos. Y por todos aquellos que estén en necesidad y a pedir por el mundo entero.