Saltar al contenido

¿Qué es mejor en una oración, pedir o dar gracias?

14 marzo 2020

Entre el montón de preguntas que los fieles nos hacemos, esta puede surgir como una muy importante. Puesto que siempre queremos agradar a Dios, queremos hallar la forma ideal de dirigirnos a él, evitando a como dé lugar ofenderle. Sin embargo, no es algo por lo que debas mortificarte.

El Padre nos dio la oración para poder acercarnos más a él. Al final poco importa qué hagamos con tal de que oremos. Igualmente aclararemos un poco este asunto y tú deducirás si es mejor pedir o dar gracias.

Las cosas que siempre debemos tener en cuenta al dirigir palabras a Dios, son: el respeto, el amor y la humildad; con estos elementos no habrá problemas con ninguna plegaria. Además, si somos buenos cristianos y no pedimos nada que vaya en contra de los mandamientos o las leyes divinas, todo lo demás queda en segundo plano.

Pedir o dar gracias, el equilibrio adecuado

Pese a que ya dijimos que pedir algo al Padre no está mal, nunca debemos olvidar que a través de la oración también se espera que agradezcamos. No debemos cometer el error de solo pedir y exigir cosas como si de un esclavo se tratase.

El Todopoderoso espera que se le alabe, que demostremos con palabras y acciones que le somos fieles y que le servimos. Debemos hallar un equilibrio entre pedir y dar gracias. Inclusive debemos destacar que una oración de petición puede estar conectada con el agradecimiento y viceversa.

¿Cómo podemos agradecer y pedir al mismo tiempo?

Siempre se nos van a suscitar necesidades y estamos acostumbrados a solicitar al cielo que sean cubiertas. No podemos simplemente aconsejar no pedir, para que demos un tiempo al agradecimiento, de hecho siempre se nos ha inculcado que mientras más constancia tengamos en nuestra petición, más efectiva será. Por ello, recomendamos una serie de cosas que te pueden ayudar a nivelar lo que son las peticiones y tu gratitud para con el cielo, sin tener que disminuir ninguna de las dos.

  • Toda oración, independientemente del tipo, puedo incluir agradecimientos, estén estos al principio, al final o en varias partes de la misma.
  • La mejor forma de incluir gratitud en tus oraciones, es mientras vas desarrollando tus peticiones. Fácilmente puedes pedir porque se te conceda algo, pero a la vez agradecer porque ya se te han dado muchas cosas o porque confías en que esto qué pides se te otorgará.
  • Independientemente del orden en que incluyas tus reconocimientos de la gloria de Dios, importa más es lo que dices. Trata de enfocar tus palabras hacia la generalidad de tu vida, ya que prácticamente todo lo que tienes, es gracias al Creador. Resalta el hecho de que agradeces por tus posesiones, tanto materiales como espirituales y en ámbito de personas (familia, amigos, etc.)
  • Agradece porque sabes que el señor guía tu vida y que el solo te dará lo que en verdad necesitas. Hazle saber que sigues su voluntad y que agradeces hasta lo malo que pasa, porque reconoces que a veces solo se trata de pruebas.

Pide cosas importantes

2 Corintios 4:18 nos regala el siguiente texto: “Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.”  El Santo Padre nos quiere decir que dejemos de procurar tener tantos bienes materiales.

Podemos solicitar que se nos entregue estabilidad, que tengamos ciertos lujos, un poco de dinero para estar tranquilos, pero al final lo que más importa y por lo que  realmente deberíamos pedir, es porque se nos de pureza espiritual, que se nos llene de gracia y que nunca falte el amor.

Oremos para pedir o dar gracias, no importa, con tal de que no dejemos de orar. Tengamos al Todopoderoso siempre presente, seamos buenos cristianos, es todo lo que se nos pide para tener una vida plena y poder entrar al reino de los cielos.