Saltar al contenido

¿Cómo orar a Dios para mejorar la situación de Venezuela? ¡Dios, ayúdanos!

10 julio 2020
¿Cómo orar a Dios ante el Santísimo Sacramento del Altar?

Venezuela ha sido un país rico desde el momento de su descubrimiento. Sin duda, está lleno de todo tipo de recursos naturales y bellezas sin igual. Un país como este, tiene todo un potencial de crecimiento económico, pero hoy en día la escasez y fallas en servicios básicos se han reflejado en esa Nación. Por eso, hoy sabrás cómo orar a Dios para mejorar la situación de Venezuela. Sea Dios el auxiliador.

Hoy en día sabemos que han sido millones las oraciones que se han hecho, pero el país sigue en escasez. Nosotros, los que confiamos en Dios, sabemos que se ha mantenido firme, por la oración de quien tienen Fe. No obstante, sigamos orando por Venezuela y lo primero que debemos hacer es creer sin cuestionar el tiempo de Dios, ya que sus planes y su voluntad, son buenos, agradables y perfectos.

Oración para mejorar la situación de Venezuela

Antes de hacer una oración, debes saber cómo hacerlo en los siguientes pasos.

  1. Despeja tu mente de todas las demás cosas y enfócate en orar por Venezuela.
  2. Visualiza la raíz del problema y asúmelo como si tú mismo lo hubieses hecho.
  3. En humildad, pide perdón por lo que como venezolano asumes, para que Dios lo limpie.
  4. Visualiza lo que Dios puede hacer en Fe.

Padre, en el poderoso nombre de Jesús,

hoy proclamamos tu nombre,

como el único ser

omnipotente que nos puede ayudar.

 

Tú nos conoces,

 sabes lo que hemos hecho

y conoces nuestras transgresiones.

 

Por eso, te pedimos perdón por

lo que hemos permitido,

te pido perdón personalmente por

el daño que he causado,

además, por las personas que

he permitido que mueran.

 

Señor, no sé en qué momento

empezó la maldad en mi nación,

sin embargo, asumo todas las culpas,

todo el dolor y el sufrimiento que

se ha causado y te pido que nos liberes.

 

¡Oh, amado Dios!

Es tanta la corrupción en el país,

 tanta la mentira.

 

Sé que el enemigo nos ha usado

para destruir a este hermoso país,

pero yo no quiero agradar al diablo,

 sino a ti, amado Dios.

 

Por eso, te pido perdón y

aplico la sangre redentora

que derramó Jesús, sobre mí primeramente y

el daño que he causado y sobre Venezuela.

 

Lo digo en voz fuerte,

¡Tú sangre libera de todo mal a Venezuela!

 

No obstante, delante de ti,

declaro que tu poder se lleva todas las cargas,

todo tráfico de sustancias

contrarias a tus estatutos,

 te pido que deje transitar.

 

Ahora, todo lo contrario, a tu palabra,

sea disipado,

que no haya poder más que el tuyo

y que te entronas en esa tierra.

 

Te pido, maravilloso padre,

que seas tú tomando el control

y que no permitas que alguno de nosotros

siga tomando decisiones,

ni que se cumpla nuestra voluntad.

 

Porque nuestros caminos nos dirigen

 a la maldad y a la perdición,

pero bajo tus pasos,

veremos la libertad en Venezuela.

 

Te pido perdón por la brujería,

la hechicería y la santería,

que no habrá ningún nombre sino el tuyo.

 

Que ningún político será

agrandado más que tú,

porque sólo tú mereces

la gloria y la honra.

Amado padre celestial,

perdónanos por idolatrar

a quien no debemos,

solo tú mereces ser

adorado y exaltado.

 

Con todo, confío en que

nos limpias de todo mal y que de esa manera

 se verá nuestra libertad plena,

donde daremos testimonio

de tus maravillas.

 

Por supuesto, todos querrán saber

cómo nos hemos levantado,

límpianos de la blasfemia.

 

 De la burla, del irrespeto a tu nombre,

danos sabiduría para levantar

los muros caídos de nuestro país.

 

Finalmente, echo fuera todo

pensamiento que el enemigo quiera

sembrar en mi mente, sé que tu poder, Dios,

no se compara con ningún otro,

y que tu promesa se cumplirá.

 

¡Tú mejorarás la situación de Venezuela!

¡Sí, lo harás y yo lo veré!

 

Disfrutaremos de tus grandes beneficios y

 por eso, te pido que no te apartes de nosotros,

en el nombre de Jesús.

 

Amén.

Sigamos orando por Venezuela

Con todo, Dios siempre escucha nuestro clamor. Ahora que sabes cómo orar a Dios para mejorar la situación de Venezuela, no puedes desmayar.

Porque la Biblia dice que el enemigo está como león rugiente buscando a quién devorar. En realidad, cada día hay una nueva razón por la que orar, por eso no podemos detenernos, hay que avanzar por Venezuela.