Saltar al contenido

¿Cómo orar a Dios por Sanación física, mental y espiritual? ¡Resguárdanos Señor!

15 julio 2020
¿Cómo orar a Dios por Sanación física, mental y espiritual? ¡Resguárdanos Señor!

Todos queremos sentirnos sanos y fuertes, estar tranquilos y conformes con nuestro cuerpo y nuestras actividades. Ya que algunos se preocupan y se esmeran por mantener una buena alimentación, hacer deportes constantemente, asistir regularmente al médico y mantenerse alejados de vicios. Y pedir y agradecer por estar sanos es una forma de complementar estas actividades. Pero sabes ¿Cómo orar a Dios por Sanación física, mental y espiritual? ¡Resguárdanos Señor!

Encomendarnos a Dios para mantener nuestros cuerpos y nuestras mentes libres de enfermedades. Nos permite estar en contacto con Dios y afianzar nuestra relación con Él. Porque la salud del cuerpo no solo implica estar físicamente sanos, sino que la salud también la llevamos en nuestra mente y nuestro espíritu.

Algunos ejemplos de cómo orar para obtener sanación

¿Cómo orar a Dios por Sanación física, mental y espiritual? ¡Resguárdanos Señor! Te daremos algunas opciones para orar por nuestro bienestar integral como seres humanos libres y buenos cristianos bajo la voluntad de Dios.

«Glorioso Dios

Oh mi adorado Dios,

magnífico tu nombre al que invocamos

y atiende a nuestro llamado.

 

Porque grandioso es tu poder milagroso

que nos hace criaturas de Dios y nos permite

caminar por senderos de libertad y de amor.

 

Por eso hoy aclamo a tu maravilloso

poder de sanación y protección

para que nos permitas gozar de tus bendiciones y bondades,

esas que tienes guardadas para cada uno de nosotros.

 

Asimismo bendice mi vida

y brinda sanidad a mi cuerpo, a mi mente y a mi espíritu.  

Hazme un ser libre de enfermedades

que perturben mi bienestar,  

y aleja toda dolencia, todo mal, todo ataque maligno

que intente desequilibrar mi vida.

 

 Además permite que mi espíritu

este puro y limpio de sentimientos malsanos

y de tormentosas influencias que me alejen de ti.

 

Por favor resguárdame Señor,  

para que mi ser físico, mental y espiritual

se mantenga alejado de las perversiones del maligno.

 

Igualmente dame salud en toda mi esencia de vida

para que cada sentimiento que salga de mí, cada pensamiento

que mi mente atraiga y cada emoción que mi espíritu rebose

estén dirigidos hacia tu gracia divina…”

Otra oración para pedir sanidad a Dios es la siguiente:

“Amo y Señor de mi vida

Oh misericordioso Dios del mundo,

Padre de todos los hombres y mujeres que habitamos la tierra,

poderoso ser de luz que alumbra y difumina toda oscuridad.

Hoy aclamo a tu santo nombre

para que dotes mi vida de completa salud.

 

Padre y Señor nuestro,

me inclino ante tu santa majestuosidad,

para que permitas que mi vida se desarrolle bajo toda salud,

todo bienestar, toda tranquilidad y todo amor.

 

También para que mi cuerpo,

mi mente y mi espíritu estén sanos y salvos

de los ataques del maligno.

Igualmente cancela todo dolor, toda molestia,

toda peste, toda enfermedad, toda maldad

que pueda perturbar mi vida y salubridad.

 

Asimismo destruye las barreras que me impiden

conseguir la estabilidad física y emocional

que mi cuerpo necesita.

 

Y hazme una criatura similar a tu gracia divida,

libre de toda enfermedad y peligro

que atente contra mi vida y la de los que me rodean.

 

Por favor llena de vitalidad y fortaleza

mis brazos para abrazar, mis piernas para caminar,

mi mente para pensar y mi corazón para amar.

 

Mientras tanto resguárdame Señor,

en tus manos encomiendo mi salud,

pido en esta oración sanidad física, mental y espiritual

bañada de tus bondades y de los regalos

que guardas para mí…”

 

Amén

Oración para cuerpos, mentes y espíritus sanos

Un hombre libre de enfermedades es un hombre con salud integral. Es una criatura de Dios que su cuerpo está sano para trabajar y responder a sus responsabilidades. Es una persona que su mente está limpia y pura de pensamientos malos y perversos. Y es un ser que posee un espíritu con profunda conexión con Dios y obediente a Él.

Pide a la luz poderosa de Dios, que ilumine tu vida para alejarte de los pecados. Que te bañe de bendiciones y te colme de sanidad en todos los aspectos de tu vida. Implora un corazón puro y sincero para dar amor y sacrificio sin esperar más que agradar a Dios en toda su magnífica esencia.

La oración verdadera, con devoción y fe, tiene un maravilloso poder cuando sale de tu corazón. Cuando eres hijo de Dios y honras su presencia, cuando aprendes y practicas sus enseñanzas y sobre todo cuando amas al prójimo como a ti mismo.