Saltar al contenido

¿Cómo rezar el Padre Nuestro en momentos difíciles para mejorar la salud?

16 mayo 2020
¿Cómo rezar el Padre Nuestro en momentos difíciles para mejorar la salud?

La oración del padre nuestro es la oración que primero aprendemos cuando venimos de una familia creyente. Es una hermosa oración en la que pedimos perdón a Dios y al mismo tiempo pedimos que nos cuide. Funciona para muchas cosas, por eso hoy te enseñaremos cómo rezar el padre nuestro en momentos difíciles.

Cuando nos encontramos atravesando momentos difíciles como lo es una enfermedad, no sabemos muy bien la manera en que debemos pedir a Dios por la salud de nuestro ser querido o por nuestra propia salud. Esto puede generarnos un poco de desespero pues al no saber cómo pedirlo no sabemos si lo escucha Dios.

Pero hoy te decimos que puedes realizar tus peticiones. Luego realizar el padre nuestro para que tus plegarias puedan llegar hasta Dios, de inmediato. Solo debes saber cómo rezar el padre nuestro en momentos difíciles como una enfermedad.

Reza el padre nuestro correctamente en momentos difíciles

Con el padre nuestro puedes pedir a Dios protección, perdón y una ayuda especial. Cuando nos encontramos atravesando situaciones delicadas como lo son la enfermedad de un ser querido o nuestra salud se encuentra quebrantada, en la mayoría de los casos no sabemos cómo pedirle correctamente a Dios que nos ayude.

Lo primero que debemos hacer es mantener la calma, evitar desesperarnos pues si nos desesperamos no encontraremos las palabras correctas para hablar con Dios. Por otra parte, nunca reproches a Dios ninguna situación de tu vida.

Ahora bien, lo primero que debes hacer es relajarte y comenzar por agradecer a Dios que a pesar de estar delicado de salud aún cuentas con tu vida o la de tu ser querido, luego habla con él, y explícale la situación que estás atravesando, al igual de la manera en que te sientes en ese momento.

Una vez termines de realizar tu petición, que has hablado con Dios y antes de realizar cualquier oración por la salud, haz el padre nuestro, pero recítalo en voz alto y diciendo cada una de las palabras con las pausas necesarias.

Haz que el que hable en ese momento y realice la oración sea tu corazón, pues no hay nada más puro y verdadero que lo que sale de él, asegúrate que cada una de las palabras sea dicha a través de él, ten siempre en tu pensamiento que Dios será capaz de sanarte a ti o a tu ser querido.

Una vez termine la oración haz la señal de la cruz y prosigue haciendo una plegaria a la Santísima Trinidad. Pero siempre debes anteponer el padre nuestro. No cambies ninguna de las palabras que en él se encuentran y hazla al menos tres veces. Realizala de manera seguida, creyendo cada una de las palabras que estas recitando el ella.

Luego de esto puedes proseguir haciendo el rosario, en compañía de otros seres queridos o solo. Pero siempre debes asegurarte que el lugar que escojas para realizar tus plegarias sean un lugar tranquilo y donde encuentres paz. Que nada ni nadie pueda interrumpir tus rezos. Cree fielmente en el poder que tiene esta oración y siempre enfócate en aprender cómo rezar el padre nuestro en momentos difíciles.

El padre nuestro es la salvación a todos tus problemas

Esta oración nos la regaló Dios, para que a través de ella le agradeciéramos, pidiéramos perdón y pidiéramos por nuestra protección. Ningún mal puede tocarnos cuando realizamos el padre nuestro cada día.

Pero es necesario que aprendamos a cómo rezar el padre nuestro en momentos difíciles. Un ejemplo claro es en aquellos momentos cuando nos encontramos delicados de salud. Esta oración siempre será la salvación a cada uno de nuestros problemas, así que es momento de confiar fielmente y arrodillarnos.

Todas las oraciones tienen poder, pero esta es parte de nuestro mandato entre las oraciones que Dios nos entregó para conseguir ayuda en los momentos que más lo necesitamos. Así que no olvides en ningún momento realizarla. Cada día al salir de casa, al regresar y cuando te encuentres en situaciones en las que no te sientas protegido, realízala siempre confiando en que Dios vendrá a tu llamado de inmediato.