Saltar al contenido

El poder del nombre de Jesucristo en la oración

14 marzo 2020

Todos tenemos presente lo importante de que Cristo haya sido enviado a la Tierra para salvarnos. A él dedicamos oraciones, por su bendición suplicamos y sabemos que siempre está para nosotros, pero tienes que considerar algo ¿De verdad sabemos a cerca del poder que su nombre conlleva? Porque no solo su espíritu y su cuerpo son benditos, todo lo concerniente a él lo es. Si logramos descifrar el asombroso poder del nombre de Jesucristo en la oración, nuestra vida cambiará.

En este artículo reflejaremos muchas cosas importantes que destacan del nombre de Jesús. Sin duda, después de leer esto, empezarás a incluir a nuestro Salvador en todas tus oraciones.

Significado del nombre de Jesucristo y por qué tiene poder

Con el fin de lograr comprender por qué un nombre podría resultar tan sagrado, debemos explorar su significado. El nombre Jesús, (Yeshúa, en hebreo) significa “salvación” o “salvador” y fue el nombre conferido por Dios a su hijo. Por otro lado, Cristo tiene un significado similar, ya que es una traducción hebrea de Mesías, término que podríamos definir como enviado de Dios. No obstante, el concepto más idóneo es el de una persona que ha sido enviada para la liberación de la humanidad.

En este orden de ideas, es necesario resaltar que a pesar de que Cristo y Jesús puedan ser sinónimos en cierto sentido, su uso combinado (Jesucristo) no presenta inconvenientes ni redundancia. De acuerdo al punto de vista en que veamos estas dos palabras, ambos nombres se complementan.

Importancia de añadir a Jesús en nuestras oraciones

Debemos enfatizar en el hecho, de que habiendo sido Jesús el intermediario directo que tenemos para con el Padre y conociendo ya lo que su nombre expresa, no es necesario seguir buscando más razones. Sin embargo, para evitar que queden algunas dudas, añadiremos una cosa más:

Podemos notar que muchas de las oraciones tradicionales de la iglesia, presentan al nombre de nuestro Salvador en algún punto. El Ave María, Credo y Salve son algunos de los ejemplos que podemos destacar, y la razón por la cual siempre se procura incluir al poder del nombre de Jesucristo en las plegarias, es simple.

Jesús fué enviado para nuestro plano con un fin, librarnos del peso de nuestros pecados y ser un maestro, enseñándonos a seguir el camino dictaminado por el Señor. Prácticamente funge como ese abogado que necesitamos ante el cielo, ese glorioso ser que siempre responderá por nosotros.

Cómo incluir a Cristo en nuestras plegarias

Esta duda puede ser aclarada fácilmente, no necesitamos angustiarnos pensando en la manera ideal de que Cristo esté en nuestras peticiones, alabanzas y agradecimientos. Dirigir una oración al Mesías consta de los mismos pasos con los que contamos al recitar una oración a Dios, un Santo, etc.

Como fieles cristianos ya debemos tener conocimientos de la manera ideal de orar, es decir, siempre con humildad, sin pedir por mal o daño, y expresando gratitud al cielo. Consecuentemente, lo único que faltaría sería pedir y agradecer, a manera de una conversación respetuosa y amorosa con Jesús. Orar es solo hablar, no pensemos que se trata de algo más complicado, claro que hay otras cosas que podríamos hacer, pero con dirigir palabras al cielo, basta.

De igual manera, si necesitas de un poco de guía para regirte de una estructura que te pueda ayudar, en Fieles a Dios contamos con un gran número de oraciones, las cuales no todas dirigimos a Cristo, pero pueden servirte. Al final, después de leer algunas, notarás que cualquiera puede crear una oración única y resulta mucho más bonito hacerlo. Básicamente es nuestro corazón y nuestra alma hablando y nuestro ser abriéndose al Espíritu Santo.