Saltar al contenido

¿Qué profeta dijo: “Y tú Belén de la tierra de Judá”?

24 marzo 2020

El solo leer el nombre de Belén, nos traslada al nacimiento de Jesucristo y cuando nos hacemos la pregunta: ¿Qué profeta dijo: “Y tú Belén de la tierra de Judá” ?, la respuesta la podemos encontrar en Miqueas 5:2. Es uno de los libros del Antiguo Testamento y no tiene sentido en lo natural, ya que evidentemente la Biblia habla de Jesús a partir del Nuevo Testamento. Es así que puede verse que mucho antes del nacimiento de Jesús, se había hablado de él.

La Biblia es nuestro manual de vida, nos llena de esperanza cuando parece que no la hay. No hay duda de que necesitamos un lugar al que debemos acudir en los momentos más duros o incluso en los tiempos de alegría. Esto nos lleva a ser agradecidos con lo que Dios nos da y necesitados de la presencia de Dios constantemente.

Siendo guiado por el Espíritu Santo

Mientras más nos acercamos a la Palabra de Dios, parece que el Espíritu Santo nos va guiando en un camino que despeja todas las dudas, como esta. Cuando el profeta Miqueas mencionó a Belén, resalta a una pequeña aldea de la que quizás no se esperaba mucho. Fue el mismo Dios quien le reveló a Miqueas lo que debía profetizar sobre Belén, diciendo que de ese lugar saldría el Señor de Israel y 700 años después nació Jesucristo.

La Palabra de Dios siempre se cumple, cuando Dios usa a alguien para dar un mensaje en su nombre, esa Palabra se cumplirá. Probablemente Miqueas quiso ver con sus ojos el nacimiento de Jesús, pero a nivel espiritual pudo verlo antes que incluso María y José, quienes fueron sus padres terrenales. Todo había sido un plan para que se cumpliera la Palabra dada. De hecho, María y José ni siquiera vivían en Belén. Ellos se trasladaron sobre un asno, debido a un censo en el lugar donde estaban.

Hoy en día, todos asociamos a Belén con el nacimiento de Jesucristo. Pero durante ese tiempo, solo los verdaderos profetas podían entender que de ahí iba a nacer el Señor de Israel. De resto, en esa época solo veían a Belén como un pequeño poblado.

Humilde y llena de la gracia de Dios

De Belén nació el hijo de Dios: Jesucristo nuestro salvador. Hoy celebramos el día de su nacimiento con mucho gozo. Más aún porque la forma en que nació destaca un acto de humildad inmenso. ¿Quién diría que Jesucristo iba a nacer en la más pequeña aldea? Dice en el versículo 2 del capítulo 5 de Miqueas, que Belén es la pequeña entre las familias de Judá y fue ahí donde dio a luz la virgen María, madre de nuestro amado Señor Jesucristo.

En ese mismo versículo de la Biblia, indica que sus orígenes se remontan al principio de los tiempos. Lo que significa que el hijo de Dios siempre ha permanecido en nuestro lado a nivel espiritual. Entonces, el profeta habla del lugar donde iba a nacer el Señor de Israel hecho hombre, ya que él existía desde un inicio. Tal profecía nos deja claro un punto importante y es que debemos confiar en lo que Dios tiene para nuestras vidas, ya que cada uno de nosotros puede ser llamado desde el lugar más pequeño.

En Belén nació Jesús

Muchas personas tienen un propósito en sus vidas, pero se dejan guiar más por las circunstancias que por el propio Dios. Algunos se vuelven vanidosos y piensan que, porque las cosas no ocurren con todos los lujos, significa que no viene de Dios. Otros llegan con falsa humildad y piensan que no merecen un llamado tan grande e importante. No podemos ser extremistas. Debemos tener confianza, pero también humildad. Si Dios nos llamó, confiemos en que Él nos respaldará.

Belén fue el lugar donde nació Jesús, quien vino a cumplir el maravilloso «Plan para salvar a la humanidad». Dios no te va a abandonar en el sueño que ha sembrado en ti. Sea el lugar de donde provengas o vivas en la condición que estés, recuerda leer el manual de vida: la Biblia, y ahí encontrarás la respuesta a la situación que tengas. Recuerda que Jesús murió para salvarte. ¡No te detengas que Dios quiere lo mejor para tu vida!