Saltar al contenido

¿Qué profeta dijo «De Egipto llamé a mi hijo»?

24 marzo 2020

El amor de Dios siempre ha sido demostrado a sus hijos y el llamado se refleja en varias historias de la Biblia. En este caso, seguramente conoces la historia, pero no recuerdas qué profeta dijo: “De Egipto llamé a mi hijo”. Se trata del profeta Oseas, quien reflejó un amor paternal de parte de Dios a su pueblo amado. Israel es el pueblo amado de Dios y en su momento, decidió emigrar a Egipto, pero no sólo eso, sino que decidió adorar a otros dioses.

Hoy en día la historia se podría mostrar desde una perspectiva similar, cuando su pueblo amado decide emigrar a un país que lo alejará del amor de Dios. Pero Dios es tan misericordioso que, aunque estemos en un lugar indebido, quizás será ahí donde Dios nos llamará, tal como ocurrió con el pueblo de Israel que se había ido a Egipto.

¿En qué parte de la Biblia encontramos esa frase?

Como bien te indicamos, el profeta que dijo «De Egipto llamé a mi hijo” fue Oseas. Tenía una estrecha intimidad con Dios y sus mensajes eran inspirados por su Palabra. Tanto así que hay un libro en la Biblia donde está plasmado el mensaje que Dios le indicaba darle a su pueblo. Esta frase la podrás encontrar en Oseas 11:1, es uno de los últimos capítulos del libro donde el amor de Dios hacia Israel refleja la salvación de un padre en momentos de dificultad.

Tal como te lo estamos explicando, es como lo dijo Oseas de parte de Dios. Bastaría con leer el capítulo completo para poder comprender todo el contexto. Podría decirse que, en medio de la adversidad de un lugar, cuando las circunstancias parecen indicar que no es el lugar adecuado para que Dios llame a alguien, de ahí vendrá el hijo anhelado. Puede que ya estés notando lo que significa “De Egipto llamé a mi hijo”.

Leer el versículo 8 es una muestra hermosa del amor de Dios a Israel. El significado es que a pesar de las fallas que un hijo pueda cometer, siempre será hijo y su padre lo seguirá amando. Sin embargo, los padres biológicos pueden herir a sus hijos y juzgarlos por los errores que cometen. Pero el amor de Dios no se agota.

Cuando sientas que muchas personas te señalan y que ya estás en un lugar oscuro donde Dios no puede entrar, recuerda que a través del profeta Oseas, Dios dijo: “De Egipto llamé a mi hijo”. Esto quiere decir que Dios te llama de ese lugar porque te ama inmensamente. Egipto simboliza los tiempos difíciles, los errores cometidos y las malas decisiones.

En este pasaje bíblico claramente dice que de ese lugar Dios llama a su hijo. Parece increíble, pero de ahí te puede llamar a ti también. La diferencia entre los tiempos de Oseas y la actualidad, es que Jesús murió en la cruz por ti para que puedas tener una relación aún más cercana con Dios.

Eso implica que ahora no necesitas esperar que haya un profeta que revele el mensaje para ti, ya que quizás este mismo artículo sea de revelación para tu vida y te haga acercarte a Dios. En medio de lo que estés viviendo, Dios te dice: de Egipto llamé a mi hijo. Desde ese lugar te está llamando Dios.

¿Cómo saber si Dios me quiere sacar de Egipto?

Atiende el llamado y búscale. Metafóricamente hablando, puede que ahora estés en Egipto. En Oseas 11:1 dice que de Egipto llamó a su hijo, pero si nos vamos al versículo 2, dice que mientras más lo llamaba más se alejaba de Él y ya en Oseas 11:5 Dios afirma que el anhelo de ese hijo a quien llama, es regresar a Egipto. Pero Dios no lo abandonó Oseas 11:8, porque el amor de Dios es más grande que cualquier cosa.

Así que, si sientes un llamado, es porque Dios quiere sacarte de Egipto. El mayor anhelo de Dios es ver a sus hijos volver a Él. Es tu decisión, recuerda que Jesús entregó su vida para salvarte y que ahora puedes buscar a Dios directamente en oración.

La vida junto a Dios es más feliz. A pesar de las muchas tormentas, siempre podrás salir victorioso con la ayuda de Dios.