Saltar al contenido

¿Quién fue San Sebastián de Aparicio patrono de San Cristóbal?

28 mayo 2020
¿Quién fue San Sebastián de Aparicio patrono de San Cristóbal?

En este artículo podrás entender quién fue ¿San Sebastián de Aparicio patrono de San Cristóbal? Te lo explicaremos con lujo y mucho de detalle. Como primer dato te podemos decir qué fue un seguidor fiel de la religión católica. Su fe abnegada fue prueba viviente del poder de Dios en los hombres ante muchos de los seguidores del catolicismo. A menudo podía ser visto demostrando una actitud ejemplar de rectitud y justicia sin importar delante de quién estuviera.

Los historiadores qué se dedicaron a registrar datos acerca de el, especifican en sus registros las prominentes características físicas que poseía como individuo. En los textos se puede leer. Qué el patrono de San Cristóbal es un hombre de apariencia física muy atractiva a los ojos de los espectadores. Su complexión corporal se encontraba dotada de una musculatura impecable. A menudo era retratado por los artistas más famosos de la época.

¿Quién fue San Sebastián de Aparicio el patrono de San Cristóbal como soldado aguerrido?

En vida es un soldado ejemplar, el cual ejercía su labor sin falta alguna y con toda excelencia. Pertenecía a la guardia de pretorianos de roma, no obstante su fe en la religión católica no era pública. A simple vista parecía ser un soldado qué ejercía su función dentro de la milicia con toda devoción y disciplina. Pero cuando no era vigilado por otros soldados o políticos de Roma predicaba la fe en Cristo. Y promovía la comunión con la religión católica.

El emperador Diocleciano fue quién ordenó su ejecución, la cual indiscutiblemente fue con el fin de torturarlo lenta y dolorosamente hasta la muerte. San Sebastián tenía muchos fieles seguidores en Cristo. Éstos seguidores daban fe de su carácter como cristiano y eran su principal apoyo en situaciones como ésta. El emperador Diocleciano ordenó el ejecutarán atado a un árbol. Para que le disparan flechas con el fin de que muriera lentamente lleno de agonía por desangrado.

San Sebastián sobrevive su primer ejecución

Tras haberlo dejado atado a un árbol con una multitud de flecha clavada en el cuerpo para que muriera desangrado. Sus fieles seguidores quienes conocían que era un hombre respetable dedicado a la labor de Dios. Se acercaron con diligencia para ayudarlo, fueron estos seguidores quienes lo salvaron de la muerte. Tras haber sobrevivido a su primer ejecución lleno de valentía. San Sebastián decidió presentarse frente al emperador una vez más.

Con el fin de demostrar que jamás renegaría de la fe en Cristo se armó de valentía para hacer este acto. Tras mostrarse ante el emperador este ordenó que lo ejecutas en de nuevo y que estaba es aseguraran de que muriera por su traición al imperio. Para su segunda ejecución San Sebastián recibió una multitud de azotes, fue azotado hasta la muerte.

Su labor como protector de los cristianos perseguidos por la milicia romana

El motivo principal y de suma fuerza por el cual San Sebastián patrono de San Cristóbal se unió a la milicia pretoriana de Roma. Fue para proteger a los perseguidos cristianos en ese entonces, el cuidaba de ellos en las cárceles y velaba por sus necesidades. Se encarga de que siempre tuvieran comida y agua e incluso las conseguía cobija para las noches frías. También permitía que recibirán visitas de sus familiares.

Por esto era tan querido por sus seguidores quienes lo buscaban para escuchar la palabra de Dios predicada por el mismo. Era un hombre humilde lleno de caridad para con los necesitados, solidarios con los pobres y perseguidos pertenecientes a la religión católica. Sin duda alguna fue un hombre ejemplar, un mártir inmaculado del catolicismo.

San Sebastián de Aparicio patrono de San Cristóbal el mártir de la valentía

Ahora ya sabes quién fue San Sebastián de Aparicio patrono de San Cristóbal, a menudo lo apodan como el mártir de la valentía. Por cuánto su valor fue incalculable y ejemplar. Al presentarse frente al emperador para demostrar que no le tenía miedo a la muerte por defender la fe en la religión católica. Fue un hombre icónico para la religión católica al momento de su ejecución. Por lo cual fue proclamado como mártir de la iglesia, para posteriormente ser beatificado.