Saltar al contenido

¿Cómo sanar las heridas del corazón según la Biblia?

12 mayo 2020
¿Cómo sanar las heridas del corazón según la Biblia?

El corazón es el órgano más importante del cuerpo, incluso en la biblia se nos dice que debemos guardar nuestro corazón porque de él mana la vida. Cuántas veces hemos sufrido heridas en él, no nos referimos a heridas físicas sino a cosas que nos han hecho entristecer grandemente y que nos producen heridas del corazón.

Muchas veces cuando perdemos a alguien querido, ese dolor nos afecta demasiado y creemos que nunca lo superaremos. Sin embargo, Dios nos muestra en su palabra que él tiene el poder para sanar las heridas del corazón.

Dios cura el corazón afligido

Existen muchas cosas que no pueden crear heridas del corazón, una de ellas es una ofensa que alguien nos haya hecho. Un amigo puede lastimar nuestro corazón y producir una herida tan grande, que muy difícil podemos superar. Sin embargo, la biblia nos enseña que si confiamos en Dios estas heridas pueden desaparecer.

El rencor es algo que puede causar mucho daño a nuestro corazón, muchas veces hay personas que nos han lastimado y ocasionado en nosotros una herida tan grande que lo que hace es llenar nuestro corazón de odio. Esto puede ser un gran mal para nosotros, una herida que esté contaminada puede llevarnos al pecado.

Cuando nos cortamos, lo primero que hacemos es limpiar la herida para que no se nos infecte, esto mismo debemos hacer con las heridas del corazón para evitar que se nos contamine.

¿Cómo curamos una herida del corazón? Sencillo, en la biblia se nos muestra la forma en la que podemos curarnos de las cosas que nos lastiman. En salmos 147: 3 se nos enseña que  El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.

Buscar a Dios en los momentos en que nos sintamos lastimados, es la única forma en la que podemos curar estas heridas. Tenemos que refugiarnos en Dios y en Su palabra para poder entender que aunque personas nos lastimen, cuando estamos en Su presencia, Él nos reconfortará y en Su amor Él nos sanará de nuestras heridas.

Cuando perdemos a alguien querido, podemos perder con esa persona la confianza en Dios. Sin embargo, debemos entender que éstas heridas del corazón son una prueba más que podremos superar solo si somos firmes de corazón y confiamos en Dios, podremos superar el dolor cuando somos firmes en él, nos consuela y es un calmante para esa herida en nuestro corazón que ocasiona está perdida.

No solo haber perdido a una persona, también la frustración de haber perdido el empleo que soñábamos. O diferentes situaciones en las que perdemos cosas preciadas para nosotros, generan heridas en el corazón. Pero en la biblia se nos muestra que él nos consuela en esos momentos difíciles.

En 2 Corintios 1, versículo 3 y 4 nos muestra que: Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

Mientras que en Isaías capítulo 57, en el versículo 15 nos enseña que Dios está en las alturas siendo santo. Pero también está “con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes. Y para vivificar el corazón de los quebrantados.”

Muchas veces creemos que estas pérdidas que nos han hundido en la tristeza, nunca podremos superarla, pero vemos que no es así. En la biblia se nos dice que el sufrimiento es pasajero y luego veremos el gozo de Dios en nosotros. En 1 de Pedro 5:10

“Y, después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables.”

Dios es medicina para las heridas del corazón

Las heridas del corazón cuando las sufrimos tenemos que curarlas igual de rápido como cuando tenemos una herida física. Ya sabemos que Dios es la medicina para este mal. Refugiándonos en su presencia toda herida sanará, ya que Dios es fiel y justo para cuidar nuestro corazón. Se aliviará el dolor que nos causaron y se borrará toda cicatriz por su infinito amor y poder.