Saltar al contenido

¿Qué significa la oración eficaz “Del justo puede mucho”? ¡Santiago 5:13-18!

11 agosto 2020
¿Qué significa la oración eficaz “Del justo puede mucho”? ¡Santiago 5:13-18!

Elevar nuestras alabanzas a Dios e implorar en oración es la mejor herramienta que tenemos como hijos de Él. Ella nos permite conectarnos en cualquier momento con esa magia celestial que nos otorga nuestro Padre Eterno. Para disponer de la oración basta con abrir nuestro corazón a demostrarle lo que hay dentro y a contarle sobre nosotros. Sabes ¿Qué significa la oración eficaz “Del justo puede mucho”? ¡Santiago 5:13-18!

Conoceremos a través del siguiente texto el poder que tiene la oración eficaz del justo puede mucho. Tanto en el ámbito espiritual como el plano terrenal. Muchos podemos ya haber disfrutado de las maravillas que la oración nos concede. Cuando por medio de ella, aclamamos al poder de Dios Nuestro Señor y Él nos responde.

La oración eficaz «Del justo puede mucho» no es solo para sacerdotes o monjas, todos podemos orar

Dios llegó a sus discípulos, a sus santos y ha llegado a todo cristiano que cree en Él. Por medio de la demostración de amor que le han otorgado en momentos de oración y entrega espiritual. Muchos de los que peregrinan su palabra han pasado gran parte de sus vidas en distancia de placeres y disfrutes sociales. Para alejarse y refugiarse en espacios solos y silenciosos con el fin de dedicar su tiempo a la oración.

Pero si el llamado de Dios no nos llega con ese sentimiento de entregar nuestras vidas al sacerdocio o a la religión como monjes. No significa que no podamos seguir su camino. Algunos han sido llamados para una misión especial y se han encerrado en conventos y monasterios. Para orar e implorar por el mundo, pero nosotros podemos hacer lo mismo desde nuestras casas, siendo padres de familia. Hijos obedientes, hermanos al servicio de Dios, llevando una vida como cristianos de sociedad.

¿Qué significa la oración eficaz “Del justo puede mucho”? ¡Santiago 5:13-18! El poder de la oración no tiene límites, podemos hacer uso de ella para una petición muy particular. Podemos elevar nuestras oraciones por una persona especial a quien queremos ayudar o podemos ser más generosos aún pidiéndole a Dios. Por el mundo entero o grupo de personas bajo una dificultad común.

¿Qué nos dice la Biblia en Santiago 5:13-16 sobre la oración?

Las sagradas escrituras han sido por siempre el libro más sabio y completo del mundo. No hay caso especial al que en sus letras no nos pueda dejar alguna enseñanza. Y en relación con la oración, bien nos refiere de forma general la razón por la que debemos hacerla parte de nuestras vidas.

Así mismo como respiramos, así debe ser la oración: natural, espontánea, necesaria para la vida pero en el aspecto espiritual. Si dejamos de respirar nuestro cuerpo deja de existir, si dejamos de orar nuestra vida espiritual dejará de existir.

En Santiago 5:13-14 “si alguien está en problemas, que ore a Dios. Si alguien está feliz, que cante alabanzas. Si alguno está enfermo, que haga llamar a los ancianos líderes de la iglesia para que oren por él y para que unjan con aceite en el nombre del Señor”. Si estamos en problemas o padecemos alguna enfermedad, nuestra mejor herramienta es la oración a Dios. Pero si por el contrario estamos en gozo y alegría, también debemos orarle a Él.

Más adelante, en el versículo 15 expresa que si la oración es hecha con verdadera fe sanará a los enfermos y Dios perdonará los pecados. Y en el 16 reza así: “Por eso, confiésense sus pecados unos a otros, y luego oren unos por otros, hagan eso para que Dios los sane. La oración de quien está bien con Dios es poderosa y efectiva”

Ejemplo del poder de la oración en Santiago 5:17-18

¿Qué significa la oración eficaz “Del justo puede mucho”? ¡Santiago 5:13-18! En esta cita se nos ejemplifica una enseñanza de la oración cuando dice: “Elías fue un ser humano como cualquiera de nosotros, y pidió que no lloviera, y no llovió por tres años y medio. Después oró otra vez, llovió y la tierra produjo cosechas”.

Los milagros se hacen parte de nuestro existir cuando imploramos atención y llamamos a Dios desde lo más profundo de nuestro ser. El profundizar en nuestros sentimientos, analizar nuestros pensamientos y espiritualmente fortalecer nuestra fe. Permite que la presencia de Dios ilumine nuestras vidas guiándonos y cuidándonos en todo momento y lugar.