Saltar al contenido

¿Qué es y cómo hacer correctamente la oración de la mañana? Según la Biblia

29 junio 2020
¿Qué es y cómo hacer correctamente la oración de la mañana? Según la Biblia

Sin importar el momento del día, la oración alimenta el alma y hace más consciente al individuo de todos sus sentidos; las situaciones que vive y el poder de Dios capaz de interferir en dichas situaciones. Sin embargo, muchas personas prefieren por distintas razones realizar la oración de la mañana.

Por tanto, la oración se ha convertido en el momento íntimo ante Dios para miles de creyentes y devotos; que expresan sus más puros y genuinos pensamientos al comienzo del día. La oración de la mañana debe ser realizada correctamente; con empeño y fe.

¿Cómo hacer de forma adecuada la oración de la mañana?

En ocasiones la rutina se apodera de la mayoría de los ámbitos de la vida, al punto de convertir la oración de la mañana en algo monótono y carente de significado; cuando en realidad, debería ser el momento más importante del día. A toda costa debe ser evitada la actitud rutinaria en la oración; alejar todas las malas energías y palabras vacías en el instante que se recita la oración.

Orar en la mañana es aquel primer contacto con Dios en el día; donde se expresa con sinceridad todo tipo de anhelos; dudas y sentimientos ante El Salvador. Al realizarse la oración en la mañana se tiene un contacto más directo con Dios, debido a que es un momento del día tranquilo y lleno de paz, ideal para orar con devoción.

La oración es el conjunto de pensamientos que el creyente estructura a primera hora del día; que posteriormente dirige a Dios. La oración de la mañana busca que el desenvolvimiento del día se presente de acuerdo a la voluntad de Dios; que su intersección se encuentre presente desde ese primer instante de la mañana.

Es importante realizar la oración debido a que el contacto con Dios es aún mayor; los sentidos se encuentran en su estado más genuino y los pensamientos los expresas con mayor facilidad; ya que la mente se encuentra fresca y preparada para la bendición de Dios.

Para orar en las mañanas correctamente es necesario que la mente y el alma estén conectadas; conscientes del momento que se está a punto de vivir. La oración de la mañana debe ser un instante positivo; que deje secuelas para el resto del día. La oración debe marcar un antes y un después; convertirse en un hábito imprescindible para comenzar el día.

Se deben alejar por completo los pensamientos rutinarios; hacer que el momento de oración matutina sea todos los días distinto. Durante este momento no es necesario repetir oraciones ya existentes; sino crear cada día una nueva oración, que sea espontánea y lo más sincera posible.

En las oraciones por la mañana se acostumbra a pedir por el día que se avecina; para que sea productivo y esté lleno de positividad. Se puede orar por peticiones específicas y ser constante en ello; sin olvidar que las palabras pronunciadas en la oración deben ser siempre sinceras; sintiendo cada frase y entendiendo su significado. 

Lo más importante para orar en las mañanas es que, además de adoptar una actitud genuina en el momento; también se debe agradecer por las bendiciones que Dios ha otorgado. Mantenerse agradecido es indispensable para que la oración por la mañana sea positiva y real.

La espontaneidad en la oración es lo más importante

No es necesario seguir oraciones preestablecidas; sino que digas las palabras desde lo profundo del alma y que la pureza de estas sea genuina. La oración por la mañana es un momento íntimo, por lo que debe desenvolverse de forma familiar; como una conversación en la cual existe confianza y honestidad.

La fe, el agradecimiento y el amor nunca deben faltar cuando se desea orar a Dios; no existe mejor momento para ello que las mañanas tranquilas; en donde la mente se encuentra fresca y no existe ninguna interrupción. Es la mejor opción para prepararse para un nuevo día.