Saltar al contenido

¿Cómo orar para la comunión espiritual? «Yo quisiera recibirlos Señor»

12 junio 2020
¿Cómo orar para la comunión espiritual? "Yo quisiera recibirlos Señor"

Sabrás cómo orar para la comunión espiritual, y entenderás cómo esto te ayudará, a obtener una buena comunicación con el Dios de los cielos; quién te guiará por camino bueno y seguro, que te favorecerá, en todo lo que emprendas espiritualmente.

¿Cómo orar para la comunión espiritual?

Sean dadas gracias a Dios Padre, en el nombre de su Hijo Jesús, que nos amó y aún nos ama con amor eterno e incomparable; el cual murió en una cruz por los pecados de la humanidad.

Se entiende por comunión espiritual, a un acto religioso, en el cual se consolida la fe al cristianismo. Se tiene comunión espiritual con Dios, cuando dos o más personas se reúnen para buscar del Señor, bien sea por medio de su palabra o de la oración; sin importar el lugar donde se encuentren.

Enseña la palabra de Dios, en Hebreos 10:46-47 diciendo: Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuando vean que aquel día se acerca.

Para tener una buena comunión espiritual, es necesario que amemos con amor fraternal, respetando las decisiones de los demás; y considerando que tanto los unos como los otros, pasamos por situaciones diferentes. Lo cual nos llevará a un perfeccionamiento en Cristo Jesús, teniendo la fe y la certeza de que; lo que se pida en oración, al Todopoderoso lo recibirás.

Como lo declaran las sagradas escrituras en 1era Corintios 1:10 diciendo: Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que hablen todos una misma cosa, y que no haya entre ustedes divisiones, sino que estén perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

Para que se pueda tener una buena comunión espiritual, los unos con los otros para con Dios, depende de que se tenga en cuenta el amor del Señor; y que así como se ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios, todos tengamos un mismo sentir en Cristo Jesús, cuidando de guardar y poner por obra; los mandamientos del Altísimo, sin que se tenga división entre los hermanos.

Hablando y haciendo cosas que no convienen, y así cuando se ore el Eterno reciba con agrado, las oraciones o peticiones que se eleven delante de su presencia.

Cuando se ora, se ora por todos para que Dios nos bendiga y nos guarde para él, para que nos ayude a que podamos permanecerles obedientes y fieles; hasta el final.

La palabra de Dios, enseña en Hechos 2:46-47 diciendo: Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.

Tener comunión espiritual, es creer y tener fe, transmitirles a los hermanos en Cristo Jesús; y a los gentiles a que crean, y tengan fe en Dios, que cuando le busquen lo hallarán; cuando le pidan algo en oración, creyendo que lo recibirán, así se hará según la voluntad del Señor.

Se debe pedir en oración al Altísimo, en el nombre de su Hijo Jesús, que nos ayude a amarle sobre todas las cosas; y amar al prójimo como a nosotros mismos. Cuando la persona ama a Dios, se esfuerza en obedecerle, y hacer todo lo que a Señor le agrada; no hace mal a su prójimo, sino que en todo tiempo ama misericordia y le ayuda en lo que pueda.

Algunas veces, muchos no tendrán las maneras de ayudar económicamente al Prójimo, pero cuando este cree y ora a Dios; por la necesidad de alguna persona, teniendo temor y obediencia al Señor, viviendo con un corazón contrito y humillado delante de la presencia de Dios, recibirá lo que haya pedido.

Enseñando que se debe orar, en comunión espiritual al Señor, con temor y reverencia; sujetándose a lo que él guía por medio de su palabra, .

Relación con Dios

Hemos aprendido, que para tener una buena comunión espiritual con Dios, es necesario despojarnos de nuestra humanidad y obedecer al Señor en buscarle en oración; y a través de su palabra, que no se debe dejar de congregarse, que no seamos egoístas, sino que imploremos el favor de Dios para con todos, para que él nos ayude a que podamos permanecer en comunión espiritual, los unos con los otros en su nombre.