Saltar al contenido

¿Qué es la oración espiritual? ¿Cómo se debe hacer?

29 agosto 2020
¿Qué es la oración espiritual? ¿Cómo se debe hacer?

La oración espiritual es el medio por el cual nos comunicamos con Dios desde lo más profundo de nuestro corazón. Porque es la herramienta más poderosa que Dios nos ha otorgado para hacer posible nuestra relación con Él. Pero es importante saber ¿Qué es la oración espiritual? y ¿Cómo se debe hacer?

La oración debe hacerse desde el aspecto espiritual de nuestras vidas de forma espontánea como un impulso interior. Por ello es necesario querer orar y aprender a orar. A través de la iglesia, escuchando la palabra de Dios, leyendo sus evangelios e imitando el ejemplo de Jesús. Así aprendemos a dialogar con Dios y a recibir sus enseñanzas.

¿Cómo se debe hacer la oración espiritual?

Cuando oramos a Dios dejamos que broten del alma y del espíritu nuestros deseos. Y nos disponemos a escuchar a Dios y a hablarle como una iniciativa divina de bendecirle. También para pedirle perdón, pedir algo que necesitemos, darle gracias o alabarle.

Amado Dios

Mi Dios Eterno de Amor y Paz,

además el rey del mundo

y de todo lo que en él habita.

 

Soy tu hijo Señor, tu siervo

y también fiel seguidor

de tus enseñanzas.

 

Mi vida la entregué a ti,

te recibí en mi corazón

como mi único amo

y dueño de mi existir.

 

Por eso hoy dedico mi oración

espiritual con la fe de saberte

parte de mi corazón, porque

allí habitas y también reinas

como lo haces allá en el cielo.

 

Sólo dejo que las palabras fluyan

desde mis entrañas para que puedan

demostrar lo mucho que te amo

y además lo glorioso que eres para mí.

 

Además agradezco enormemente

las bondades que día a día

regalas a mi vida.

 

Porque desde el momento de mi

nacimiento haz bendecido mi vida

con sucesos que me acercan más a ti.

 

Me hiciste nacer de mi madre,

me diste vida, salud, entendimiento,

sabiduría, inteligencia, nobleza,

también familia, techo y comida.

 

Asimismo me has dado

miles de maravillas

que han hecho de mi vida

un jardín de flores.

 

Y aún en medio de espinas

me haz dado la dicha de salir

victorioso de batallas tormentosas

que me han atacado.

 

Siempre de tu mano Señor,

me haz hecho triunfador de cruzadas.

 

Hoy me inclino ante ti,

como muestra de respeto y devoción.

Gracias por tanto amor.

 

Amén.

Dios Misericordioso

Oh Mi Padre Eterno, mi Amado Señor,

permite que este humilde

servidor entregue ante ti

esta oración profunda que nace

desde mi espíritu y mi corazón.

 

Muestra viva del amor

y la devoción que siento ante ti

que eres el dueño de mi vida.

 

Hoy vengo a dedicarte esta

oración como agradecimiento

en primer lugar, por las bendiciones

que regalas a mi vida.

 

Que tu voluntad siga siendo

bondadosa y tu presencia jamás

se aparte de mí.

 

Soy Pecador Padre Santo,

he caído en tentación y me he

convertido en una criatura mala

ante tus ojos y pido perdón por ello.

 

Socorre mi alma y consuela

mi corazón que se siente

culpable de faltarte a ti

y a tus mandamientos.

 

Por favor perdóname Señor,

ten piedad de este pecador

que hoy está arrepentido

y aclama absuelvas mis pecados

y me hagas digno de seguir

gozando de tus bendiciones.

 

Por ello, no permitas mi Dios,

que el maligno se atraviese

en mi camino y me haga caer.

 

Dame fuerzas y voluntad

para rechazar una y mil veces

las tentaciones que

se atraviesan en mi camino

y me alejan de ti.

 

Reconozco que no hay

mejor camino que el de tu gloria,

no hay mejor razón de vida

que ser tu hijo y honrar tu nombre.

 

Perdona mis pecados Señor,

no me abandones ni te

apartes de mí. Ten piedad.

 

Amén.

¿Qué debemos incluir en nuestras oraciones espirituales?

La actitud de alabanza, adoración y humildad debe estar presente en nuestra oración. ¿Qué es la oración espiritual? y ¿Cómo se debe hacer? Es importante hacerle saber a Dios que le amamos y que confiamos en Él y en su infinito poder. Así podremos entonces presentarle nuestras peticiones con profunda devoción.

Manifestemos nuestro arrepentimiento y pidamos perdón por las faltas cometidas. Para que Dios entienda que somos humanos y erramos y que reconocemos que hemos pecado. Por ello pedimos allí mismo fortaleza y protección para alejarnos del pecado y del mal. Entonar palabras de alabanza y adoración como muestra de nuestro amor es una de las maneras de conectarnos con Dios.