Saltar al contenido

¿Cómo orar a Dios correctamente con la Biblia católica a mi lado?

21 junio 2020
¿Cómo orar a Dios correctamente con la Biblia católica a mi lado?

La oración ha sido por siempre el medio de comunicación con Dios. Muchos prefieren recitar oraciones creadas por diferentes personas según contenidos que se adaptan a las necesidades de cada quien. Y otros pues prefieren utilizar este medio para orar profundamente desde su corazón utilizando sus propias palabras. Pero acaso sabemos ¿Cómo orar a Dios correctamente con la Biblia católica a mi lado?

Para que nuestra oración sea efectiva y llegue a los oídos de nuestro Padre Celestial. Debemos estar claros en algunos pequeños detalles, que por desconocimiento no le tenemos precaución. Dios es único y verdadero, es la esencia maravillosa de la creación del universo y todo lo que habita en él. Nuestra oración debe ser dedicada a Él en primer lugar.

¿Cómo orar a Dios correctamente con la Biblia católica a mi lado?

No podemos implorar a Dios que nos conceda alguna petición que vaya en contra de sus principios santos. Ni que atente contra la integridad del prójimo o la mía.

“Mi Dios Todopoderoso

 Oh Amo y Señor nuestro,

creador del cielo y de la tierra,

 con mi oración imploro ante ti,

 porque sé que escuchas mi llamado´.

 

Así como lo dice la Biblia,

no importa lo que sea que pidamos,

conforme a tu voluntad, tú nos oyes.

 

Tus ojos están sobre los justos,

tus oídos hacia mis ruegos,

 pero tu rostro está en contra de los

que hacen cosas malas.

 

Te pido en oración que atiendas mi llamado,

 en su justo equilibrio con mi comportamiento que

has de ver desde lo más alto del cielo.

 

Mis palabras salen de mi corazón,

 son reflejo vivo de lo que siento,

son imagen pura de mi alma que te ama y te sigue

por los senderos del bien.

 

No intento convencerte con falso dialogo,

 solo dejo que las frases broten

desde lo más profundo de mi ser.

Mi oración es sincera y mi fe verdadera…”

La Biblia nos enseña a orar desde el corazón, atiende a esta oración como ejemplo de ¿Cómo orar a Dios correctamente con la Biblia católica a mi lado?

“Poderoso Ser Supremo

 Dios Bendito y Padre santo,

Dios Padre Omnipotente

creador del cielo y de la tierra,

escucha mis sentimientos que hoy

presento con humildad ante ti.

 

Ciertamente sé que conoces lo que necesito,

desde mucho antes que te lo pida,

por eso, soy sincero y muy sencillo

en mi oración hacia ti.

 

No intento repetirte ciegamente frases sin

sentido para mi alma y corazón.

Más si puedo decirte con verdadera fe que

eres el padre de mi vida y mi verdadero Rey.

 

Por ello, te demuestro mi confianza y mi fe,

espero pacientemente a que escuches mis plegarias,

sé que todo lo que en oración pido,

es para darte a conocer mis peticiones ante ti,

bien sabes lo que me conviene y con

resignación me acojo a tu voluntad.

 

 Mis palabras las complemento con mis actos,

no son palabras vacías ni de

alguien desobediente a ti,

 son puras de corazón y sinceras en la fe

y devoción que mi amor te profesa.

 

 Agradezco con sinceridad

las bondades que me das,

 me arrepiento de corazón

los errores cometidos y te

demuestro mi amor no solo en

oración sino también en acción.

 

Finalmente gracias por escuchar

mis pensamientos y atender a mi inspiración…”

 

Amén

Que la oración con la Biblia a tu lado la sientas en tu corazón

La biblia es muy clara al referirnos sobre la oración. Puedes recitar alguna oración que no sea ciertamente escrita por ti como bien puede ser de tu propia creación. Pero lo más importante es que al intentar comunicarnos con Dios todas las palabras que salgan de nuestras bocas las sintamos verdaderamente en el corazón.

Dios atiene siempre a nuestro llamado, pero se hará según sea su voluntad. En 1 Juan 5:14, la biblia nos dice, “No importa que sea lo que pidamos conforme a su voluntad, él nos oye”. Ten presente que al pedir a Dios como cristianos debemos orar a nuestro padre que está en los cielos. Él es quien cumple milagros, los santos y también las vírgenes son solo intercesores de nuestro mensaje ante Dios.

El poder de la oración es infinito si le damos su debido valor y si la empleamos de la forma correcta. A veces nuestro mensaje no llega a su destino pues no lo hacemos correctamente.