Saltar al contenido

¿Cómo orar a Dios para pedir por tu salud, de tus amigos y familiares?

23 junio 2020
¿Cómo orar a Dios para pedir por tu salud, de tus amigos y familiares?

La oración nos permite establecer una relación espiritual con Dios. Porque es la mejor manera de contarle sobre nuestras cosas, dudas, temores, sueños, peticiones, agradecimientos y también para pedir perdón o expresar nuestro arrepentimiento. En el siguiente contenido te daremos algunas opciones de ¿Cómo orar a Dios para pedir por tu salud, de tus amigos y familiares?

Las enfermedades son alteraciones en nuestro cuerpo que causan malestares y dolencias, vienen determinadas por diversos factores externos. Y nuestro deber es mantener sano y protegido el cuerpo que Dios nos asignó para la misión que debemos cumplir. Pero, aun así, estamos siempre expuestos a contraer cualquier tipo de enfermedades. Por eso podemos elevar nuestras oraciones a Dios para que nos mantenga sanos y llenos de vitalidad.

¿Cómo orarle a Dios para pedir salud para nosotros y nuestros seres queridos?

Para fortalecer nuestra fe cristiana debemos hacernos hijos de Dios. Asimismo conocer sobre la vida de Jesús, para obrar de la mejor manera y conciliar una profunda oración. ¿Cómo orar a Dios para pedir por tu salud, de tus amigos y familiares? Puedes utilizar esta bella oración:

«Dios Todopoderoso

Oh Mi amado y adorado Dios,

Padre Celestial de mi vida y de mi corazón,

además creador del cielo y de la tierra,

Dios eterno y poderoso que todo lo sabes y todo lo ves.

 

Permíteme hoy, poderoso Ser Supremo,

acercarme humildemente a tu morada

en el Reino de los Cielo,

para pedir con profunda devoción que cuides y

protejas mi vida de toda enfermedad.

 

Asimismo aleja toda enfermedad,

dolencia o malestar que pueda perturbar mi existir.

También distancia las pestes, los virus, las pandemias

o epidemias que puedan poner en riesgo mi vida.

 

Igualmente protege con tu Santo Manto mi cuerpo,

mi mente, mi espíritu y mi corazón de todo mal.

Por favor extiende tu poder de sanidad

sobre mi casa, mi familia,

mis amigos y mis seres queridos.

 

 Arropa en tu seno al mundo y hazlo

libre de toda enfermedad.

 

Finalmente Bendito Dios,

gracias infinitas por todo lo que me

das y todo lo que me quitas,

nadie mejor que tu sabe lo que mi alma necesita…»

También puedes regalar en oración estas palabras de fe en búsqueda de bendiciones en salud:

«Poderoso Dios

Bendito mi Dios Todopoderoso,

Dios Padre Santo que tienes el poder sobre la tierra,

eres el Rey de los Cielos y desde allá sentado

vigilas mi camino y mi andar.

 

No concibo sentir hacia ti más que ternura y amor

por todas las maravillas que otorgas a mi vida,

en especial hoy quiero pedirte salud.

 

Salud para mi cuerpo y salud para espíritu.

Además permite que mi cuerpo sane de toda enfermedad,

que la sanidad bajo tu poder divino toque

mi vida y jamás se aparte de ella.

 

También libera mi cuerpo de todo dolor,

mal, desequilibrio,

inestabilidad, perturbación y malformación.

 

Mi Dios Adorado,

por favor rompe cadenas de dolencias y de muerte,

igualmente desata ataduras de males del cuerpo

que no desaparecen, elimina repeticiones

de enfermedades recurrentes

hazme una criatura sana y vigorosa para seguir

recorriendo el camino hacia la vida eterna.

 

Permite que mi sanidad contagie de

salud a todos los que me rodean,

que cada uno de los miembros de mi familia, mis amigos,

mis vecinos, mis seres queridos gocen de salud y buena vida,

que no les falte la alegría de disfrutar de tus bondades con un

cuerpo libre de pesos y limitaciones…»

 

Amén

Dios nos dijo “pidan y se les dará”

Por tal razón es la oración, el medio más efectivo para pedir a Dios cuando necesitemos. Su gloria está siempre dispuesta a dotarnos de las cosas que anhelamos, su misericordia es infinita y su amor por nosotros incomparable. Permite que Dios te ayude a solventar esa enfermedad, que quite los dolores de tu cuerpo y que sane también las dolencias del corazón.

¿Cómo orar a Dios para pedir por tu salud, de tus amigos y familiares? Deja que tus sentimientos florezcan en tu corazón y Dios pueda sentirlos a través de una profunda oración. Los más milagrosos santos vivían continuamente en completa comunicación con Dios. Oraban en todo momento y atendían a sus señales y llamados. Dios nos habla y nos orienta e intenta guiarnos siempre por el mejor camino, el camino del bien. Por eso escucha su llamado y sé obediente a sus mandamientos.