Saltar al contenido

¿Cómo orar a Dios para recuperar a mi esposo para siempre? ¡Que nunca me abandone!

10 julio 2020
¿Cómo orar a Dios para mejorar la situación de Venezuela? ¡Dios, ayúdanos!

El matrimonio es constituido por Dios, y quién mejor que Él para guiarnos en este caminar y restaurar lo que hemos dañado. Por eso, en este apartado titulado: ¿Cómo orar a Dios para recuperar a mi esposo para siempre? ¡Que nunca me abandone!, nos hemos enfocado en darte las herramientas para recurrir a Dios y recuperar a tu esposo.

En realidad, la oración es la mejor herramienta que tienen las esposas para orar por sus maridos. Con la convicción de que nadie puede destruir su matrimonio. Sin duda, ustedes fueron unidos por Dios para toda la vida. Mateo 19:4-6.

Cómo orar a Dios para recuperar a mi esposo para siempre

No obstante, antes de orar por el esposo y la reconciliación, la esposa debe orar por sí misma. Normalmente las mujeres oran por los esposos desde sus inconformidades y exigencias, aunado a esto decimos palabras que les hieren y los irrespetamos, atentando contra la voluntad de Dios, y luego él decide irse.

Dios Padre, que estas en los cielos,

todo poderoso eres y

tu amor es inagotable.

 

En estos momentos recurro a ti,

me arrepiento por

no haberlo hecho antes.

 

Quizás pensé que mis métodos

eran más efectivos,

 pero no ha sido así,

por favor te pido perdón.

 

Te ruego que me cambies,

que me transformes en

 la esposa que deseas que sea.

 

Asimismo, llévame a ser la

mujer virtuosa y ayuda idónea

de la que hablas en tu Palabra.

 

No obstante, te entrego mi corazón,

haz conforme a tu voluntad.

Posiblemente mi esposo

 se ha visto agredido

o atacado por cosas que he dicho.

 

No obstante, es probable que se

haya cansado de mi

y que se haya dejado llevar

por la miel que destilan

 los labios del pecado.

 

Sin embargo, te pido que le

perdones de toda falla,

perdona todo mal pensamiento

y malas acciones que mi marido

haya cometido contra ti.

 

Ahora, te pido que el poder de tu amor

nos reencuentre, nos una nuevamente

y que esta vez,

 nuestra atadura sea a ti, mi Dios.

 

Sin duda, fiel es tu palabra,

cuando dices que la cuerda

de tres dobleces es tardo

y difícil para romperse.

 

Con todo, te pido que en el corazón de

(nombre del esposo)

haya perdón hacia mí,

ya que lo amo y le perdono

todo lo que me pudo herir.

 

Dios, tú más que nadie

conoces mi corazón, y el de él,

sabes que no miento,

y que con amor me he unido a él.

 

Con la esperanza de que

sea para toda la vida,

a pesar de todo, gracias a ti,

en mí prevalecen, la fe,

esperanza y el amor.

 

Con la autoridad que me es dada,

ahora, declaro perdón y reconciliación

 en mi matrimonio.

 

En efecto, afirmo tu amor

y tu palabra

como nuevo cimiento

en este hogar.

 

Por el contrario, desecho

toda mentira y

maniobra del maligno.

 

Con todo, la sangre de Cristo ya nos ha

restaurados y librado

de las tinieblas.

 

Asimismo, declaro que se aviva el amor

en mi matrimonio

y la conexión con el Espíritu Santo.

Jesús mi Salvador,

sé que desde ahora

mi matrimonio

será reconstruido sobre

tu palabra como base.

 

Ahora, te permito que ordenes

lo que hay que ordenar.

Además, te pido que nos

instruyas en todo

para que se cumpla lo escrito:

 

que somos una sola carne

y que lo que tú has unido,

no lo separará nadie.

 

Señor, haz tu voluntad con nosotros.

Gracias te doy, mi Señor.

 

Finalmente, me fortalezco en ti,

confiada estoy de que tu voluntad

se hará en mi vida y en hogar.

 

Que mi familia y yo

te serviremos.

 

En consecuencia, todos verán

tu poder en nosotros,

y te glorificarán,

en el nombre de Jesús.

 

Amén.

¡Construyendo un matrimonio de Dios!

Sin duda, la base de un matrimonio es Dios, su palabra refiere que los pilares del mismo son: el amor y el respeto. Asimismo, si revisamos y meditamos en Efesios 5:21-33, observamos que escrito está en que la esposa debe respetar a su esposo, como el guía y jefe del hogar. Además, es un mandato que los maridos deben amar a sus esposas, como a sí mismos.

También, es comparado el matrimonio con la relación entre Cristo y su iglesia. Tal como usa esta información para reconstruir un matrimonio y un hogar sobre las sólidas bases: sobre la roca en Cristo, Mateo 7:24-25.

Finalmente, anhelamos que haya sido de utilidad saber cómo orar a Dios para recuperar a tu esposo para siempre ¡Que nunca te abandone! Bendiciones.