Saltar al contenido

¿Cómo orar a Dios ante el Santísimo Sacramento del Altar?

10 julio 2020
¿Cómo orar a Dios ante el Santísimo Sacramento del Altar?

Como tradición el santísimo sacramento es el lugar donde se guarda la hostia, al estar en el altar se establece por Fe que se hará la entrega de lo que simboliza el cuerpo y la sangre de nuestro señor Jesucristo. Es un momento especial que solo creará una verdadera conexión espiritual cuando sepas cómo orar a Dios ante el santísimo sacramento del altar.

Antes de comenzar debes saber que lo primero que debes saber que la Fe de una persona es impresionante. Cuando una persona confía puede lograr grandes cosas y milagros sobrenaturales. Por eso, lo mejor que podemos hacer es recordar el sacrificio de Jesús en la cruz, al entregar su cuerpo por nosotros y derramar su sangre para limpiarnos, redimirnos, sanarnos y salvarnos del mal.

Sin duda, el amor de Dios fue tan precioso que envió a su único hijo por amor a cada persona del mundo, Juan 3:16.

Oración ante el Santísimo Sacramento del Altar

Hay muchas formas de orar frente al sacramento del altar, es santo porque el cuerpo de Jesús se mantuvo limpio hasta la muerte. Recordemos que al tercer día de la crucifixión de Cristo, él resucitó y hoy está vivo para salvarnos. ¡Su sangre sigue latente y puede salvarnos del mal!

Amado Dios, te doy gracias

por tu inmenso amor,

no hay amor

 que se compare al tuyo. 

 

Nadie nunca entregaría

a un hijo puro y santo,

por nuestra salvación.

 

Nos has liberado del mal

y te agradecemos

por permitirnos venir a ti.

 

Hoy recibo el cuerpo y

la sangre de Cristo,

dando gracias

por todas sus bondades.

 

En medio de las dificultades,

 tu amor no cesa,

sino que incrementa más y más

para darme fuerzas.

 

Va en aumento para

ser testigo de tu poder,

de lo que tu cuerpo y sangre

aún pueden hacer en mí.

 

Asimismo, te pido que el Espíritu Santo

me siga guiando en tus caminos,

para cumplir tus propósitos y

seguir tú preciosa voluntad.

 

Esa que nos lleva a la verdad y

nos permite adorarte.

 

Estoy aquí,

 frente al santísimo sacramento del altar,

que simboliza tu cuerpo y tu

poderosa sangre derramada.

 

Sé que tomar la hostia

solo tendrá sentido,

cuando hay fe en todo mí ser,

por eso hoy vengo con un

corazón totalmente dispuesto.

 

Me rindo delante de ti

mientras entras en mi corazón.

 

Te pido que tu muerte en la cruz

me sea revelada ahora que estoy aquí,

quiero que me muestres lo que

sentiste para ser agradecido/a.

 

Anhelo servirte y seguirte en todo tiempo,

no sólo ahora que estoy ante el altar.

Quiero buscarte en todo momento

y aplicar tu preciosa sangre en fe,

por cada área de mi vida.

 

Qué cada persona que venga a ti,

lo haga con un sentido de

confianza en tus bondades.

 

Que su mente, alma y cuerpo

tengan disposición total en ti,

para que seas tú

quien les hable y no otro.

Siento en este momento

el poder de tu Espíritu Santo,

sé que me dirige,

me habla y me guía.

 

Tal como el señor Jesucristo

 lo dijo y está en la Biblia,

quiero conocerte y que tus

estatutos se cumplan en mí.

 

Todo lo que está en tu palabra

me sea revelado,

porque ahí has plasmado

tus promesas.

 

Con todo, hoy recibo la fidelidad

por el sudor de tu frente,

la conquista que nos diste

por la sangre de tu corona.

 

La sanidad por la sangre

que derramaste en tu cuerpo,

se restaura mi identidad

por la sangre de tu rostro.

 

Sin duda, recibo productividad y propósito,

por la sangre de tus manos y pies,

y un nuevo corazón por la última gota

que derramó el tuyo, oh señor.

 

Todo esto te lo pido,

en el poderoso nombre de Jesús.

 

Amén.

El poder del Santísimo Sacramento

El poder del santísimo sacramento, más que el lugar y lo que podamos recibir, está en el verdadero significado en la cruz.

De manera simbólica recibimos el cuerpo y la sangre de Cristo, pero la clave de cómo orar a Dios ante el Santísimo Sacramento del altar, es confiar en que Jesús sigue vivo y que resucitó para que su sangre derramada nos diera todos sus preciosos beneficios.