Saltar al contenido

¿Cómo orar en la liturgia de las horas: laudes, vísperas y completas?

12 julio 2020
¿Cómo orar en la liturgia de las horas: laudes, vísperas y completas?

Muchos son guiados por el Espíritu Santo para orar, se levantan durante las madrugadas y eso hace que su vida sea protegida, porque escuchó el llamado de Dios a orar y lo hizo. Pero a Dios también le agrada cuando ordenamos nuestro tiempo para buscarle, por eso hoy te vamos a explicar cómo orar en la liturgia de las horas: laudes, vísperas y completas.

En este caso son tiempos del día, como las horas laborales. Al disponerte a cumplir un horario específico para la oración y verlo como un tiempo intocable, que es exclusivo para Dios, podrás ver respuesta en poco tiempo, ya que Dios verá tu pasión por buscarle, esfuerzo y orden. De esta manera, tu Fe y determinación harán que se cumpla el anhelo de tu corazón.

¿Cómo orar en la liturgia de las horas: laudes, vísperas y completas?

Lo primero que debes hacer es sincerarte con Dios y comprometerte a cumplir con estos tiempos, ya que será lo que va a proteger cada minuto del día. No sólo eso, sino que te mantendrá conectado con Dios en todo tiempo, también protegerá a tus familiares y se cumplirá el anhelo de tu corazón. Parece complicado, pero ya verás que los resultados valdrán la pena.

Antes de explicarte cómo orar en la liturgia de las horas laudes, vísperas y completas, debes saber que es muy importante que cumplas con el oficio de las lecturas. Los Salmos son los indicados para que te conectes con Dios en oración.

·         Laudes:

Este es el tiempo más importante del día, es en el que vienes a Dios durante las primeras horas. De esta manera tendrás un día lleno de la protección divina que puedes tener a través de la guía del Espíritu Santo y en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Es un buen período para adorar a Dios.

Laudes significa “alabanzas”, así que puedes entonar cánticos que serán como un perfume a los pies de Cristo. Este tiempo de entrega es bien visto ante los ojos de Dios. Lo más importante del Laudes es que lo hagas cada día como un momento renovado con nuevas palabras y nuevos cánticos. Palabras que nazcan del anhelo más profundo de tu corazón.

·         Vísperas:

También llamadas así en horarios laborales. Cuando se elaboran los libros de oración en liturgia, las horas laures y vísperas son las más comunes. En este caso, es muy parecida a la devoción de los judíos, que al establecer su hora, aun estando haciendo otra cosa, se aparta para conectarse con Dios. Este también es el caso, ya que es un horario bastante concurrido.

Vísperas proviene de vesper, que significa “tarde”, es un momento en el que puedes reunirte en familia o con tu equipo de trabajo o a solas, para orar en liturgia en horas vísperas. Esto hará que tengas buen testimonio en el lugar donde te encuentras y ayudarás a que alguien más pueda acercarse a los pies de nuestro señor Jesucristo.

·         Completas:

A veces pensamos que al dormir no hay mucho por qué orar. Es diferente a las horas laudes, pues desde la mañana anhelamos que todo nos salga buen durante el día, que no hayan tropiezos y que tengamos buenas relaciones con los demás. Pero al dormir solo estamos ahí, sin hablar con otros y sin relacionarnos. Sin embargo, es muy importante que oremos durante las horas completas.

Antes de acostarte, debes pedir al Espíritu Santo que guarde tu sueño, que se siga comunicando contigo mientras duermes y que proteja a tu familia y a tu hogar. Que la luz de Dios ilumine tu casa durante la noche y que la maldad no toca tu morada.

¡Una oración determinada en la liturgia de las horas: laudes, vísperas y completas!

Cuando oras de forma determinada, con un tiempo específico, el amor de Dios prevalecerá sobre tu vida. Será como el pan de cada día, como el desayuno, almuerzo y cena. Un alimento espiritual que te dará fuerzas para avanzar en el día y descansar durante las noches. Dios no te pide mucho tiempo, con solo 15 minutos en cada oportunidad, se sentirá agradado de ti.

A pesar de nuestros errores, Dios nos espera a cada instante y anhela que le busquemos. Ahora que sabes cómo orar en la liturgia de las horas laudes, vísperas y completas, busca a Dios con devoción y sé agradecido por su inmenso amor.