Saltar al contenido

Orar sin descanso es la mejor forma de defensa contra todo mal

28 abril 2020

Orar sin descanso es la mejor forma de defensa contra todo mal, incluso en ocasiones se suele enfocar todo al lado espiritual, pero no se puede dejar el lado terrenal. La clave para tener una excelente defensa contra el mal, es tener un equilibrio en conocer el balance Bíblico.

Podemos leer en la Biblia que Jesús en ocasiones pudo expulsar a demonios de las personas con la oración y en otras lo sano sin decir o nombrar la parte del demonio. Jesús es nuestro mayor ejemplo cuando se trata de estar preparado para los ataques del enemigo. Él nos enseñó a orar y comportarnos de manera Santa.

La importancia de orar

Generalmente el enemigo nos quiere y nos ataca en nuestros puntos más débiles, en donde somos más fuertes y en donde nos podemos dejar influenciar con facilidad.

Es por ese motivo orar sin descanso es la mejor forma de defensa contra todo mal. Hay que aprender a discernir por medio de la oración y aprender a defendernos de los ataques del enemigo. Tal como lo dice Efesios 6:18: «Con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el Espíritu, y así, velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos».

Debes estar siempre atento en observar tu mayor debilidad y tu mayor fortaleza para poder proteger por medio de la oración estas dos áreas. Sin duda algunas estas dos áreas son las utilizadas por el enemigo para realizar el ataque hacia ti, entonces cuando tú sabes por donde viene el ataque, estarás mejor preparado para evitarlo.

Debes saber que el enemigo realmente no es un ser inteligente, tu eres más inteligente que él, simplemente el enemigo es astuto. Este tipo de enemigos puede ser fácilmente derrotado, ya que orar sin descanso es la mejor forma de defensa contra todo mal, este es un recurso espiritual otorgado por Dios hacia nosotros.

Constantemente estamos librando una batalla contra el enemigo que su única técnica es utilizar el engaño para confundirnos. Cuando realzas la oración de forma constante, estas permitiendo que Dios derrame su bendición sobre ti, escuchando tus palabras y ayudándote a acomodar tus caminos. Nuestro Padre Celestial quiere escuchar siempre, Él desea que tú le cuentes las cosas por las que estas atravesando, quiere que le pidas ayuda de todo corazón y seguramente te ayudará.

La defensa contra las guerras espirituales

Los maestros nos enseñan que todas las cosas que ocurren en el plano terrenal son o están relacionados a lo que ocurre en el plano espiritual. Por ello lo recomendable es que visualices las cosas que suceden en el plano físico, para enderezarlas y de esa manera combatir el lado espiritual.

Cuando comienzas a acomodar tus cosas y tus acciones en el plano terrenal, todas las cosas empiezan a funcionar. Pero esto no es todo, ya que también debes enfocarte en el lado espiritual. Por ello orar sin descanso es la mejor forma de defensa contra todo mal, ya que Dios va a permitir que puedas observar todas las cosas que no puedes ver para que las acomodes.

Necesitas pedirle a nuestro Dios que te enseñe las cosas que están mal en tu vida, aquellas cosas que no puedes ver a simple vista. Comentan los estudiosos que cuando existe guerra en el lado espiritual, empezamos a reflejar que las relaciones se están rompiendo es te lado natural.

Empiezas a presenciar fatiga mental, inestabilidad emocional en muchas áreas de nuestra vida. De hecho la persona puede empezar a sentir una ira o rabia que no sabe de dónde proviene. Cuando presentan estos síntomas es importante saber que esto en lo que desea satanás sobre nosotros, te está combatiendo y te engañando para hacerte tropezar.

Debes orar fuertemente y pedirle a Dios que te ayude en la batalla contra el mal. Dios es la energía que necesitas para vencer el mal que quiere gobernarte.