Reflexión, explicación e interpretación de la oración de la serenidad

Reflexion, Explicacion e Interpretacion de la Oracion de la Serenidad

La oración de la serenidad es una de las más conocidas en estos tiempos. En ella se pide al Padre que nos otorgue fuerzas y voluntad para sobrellevar las dificultades que se nos presenten. Para comprender su alcance es preciso conocer la historia y origen de la oración de serenidad.

Índice()
  1. Significado de la serenidad en la biblia
  2. Interpretación de la oración de la serenidad
  3. Cómo poner en práctica la serenidad

Significado de la serenidad en la biblia

Los escritos de la biblia están basados en la palabra del señor, y en los evangelios que desarrollaron los apóstoles. En uno de sus escritos, el padre señala 'Regresen, permanezcan en calma. En la tranquilidad y la credulidad estará la fuerza'. Se hace un claro señalamiento a lo que se conoce como serenidad que guarda una gran relación con la calma.

En la biblia se hace referencia a la serenidad como las facultades y destrezas que posee una persona para mantener la tranquilidad en el ánimo, estabilidad emocional, armonía y paz en las relaciones. Se trata de un atributo que poseen los espíritus dotados de paz, nobleza, reflexión, cordialidad, fuerza y transparencia.

Aunque no parezca una tarea sencilla, alcanzar el punto de serenidad ante situaciones adversas siempre es posible. Y te preguntarás, ¿Cómo puedo lograr la serenidad? Pues, no es fácil, pero, debes saber que el primer paso es vivir sin ataduras. Para ello es recomendable vivir sin hacer daño al prójimo, y sobre todo estar dispuesto a perdonar para ser perdonados en caso de cometer alguna falta. Así que debes cumplir a diario las peticiones del Padre Nuestro.

Superar las pruebas, fortalece el espiritu', y confiar en Dios, ayuda a superar la debilidad

Interpretación de la oración de la serenidad

A diferencia de los que muchos piensan, la oración de la serenidad fue escrita por un hombre conocido como Reinhold Niebuhr en el año de 1.943; y no por San Francisco de Asís, a quienes otros tantos se la atribuyen. Esta interesante oración, como muchas otras, consigue diversas interpretaciones que conducen a diversos caminos. Sin embargo, es fundamental que tomes la explicación que más se adapte a ti.

Bajo nuestra opinión, esta oración permite buscar la Paz en tiempos donde las dificultades, agitación e incertidumbre estén presente en nuestras vidas. Estimula la capacidad que podemos tener de buscar la calma y estabilidad en medio de la desesperación. Es ineludible la presencia y voluntad de Dios para mostrarnos el camino a seguir.

Dios nos conduce a conseguir la Paz interior, brinda la serenidad que no se puede conseguir en ningún otro lugar. Y esto es posible solo por su gracia y bendición. Además, la oración habla del valor, aceptación y sabiduría que nada más es posible encontrar mediante el Padre. Pedimos al Señor que nos permita gozar de estas virtudes en los momentos difíciles.

En la parte final, se hace referencia a depositar nuestra confianza en Dios, porque nosotros no somos los dueños del destino del mundo. Nada ocurre, si no es por la obra del Padre. Así que debemos mantener la calma y confiar en Dios para vivir el día a día y superar las dificultades para encontrar la serenidad.

Cómo poner en práctica la serenidad

A veces no resulta tan sencillo llevar a la práctica ciertas teorías, y en el caso de la oración de la serenidad hará falta tener una voluntad de hierro. Y es que el planteamiento inicial de la oración se basa en confiar en el Padre para solucionar las vicisitudes que se presenten. Pero, es difícil no doblegarse ante las dificultades, sobre todo si sientes que no tienes salida.

Debes tener en cuenta que la perseverancia y los éxitos no tienen su inicio en los tiempos agradables. Se originan en las pruebas o adversidades, según reza algunos pasajes de la biblia. 'Superar las pruebas, fortalece el espíritu', y confiar en Dios, ayuda a superar la debilidad. En ocasiones no es importante entender el por qué de las cosas, sino aceptar los designios del Señor.

Las prácticas anteriores son actividades del espíritu, pero, puedes complementarla con ejercicios de respiración y autocontrol. De esta manera, lograrás ayudar a fortalecer tanto el cuerpo como el espíritu en busca de alcanzar el equilibrio y la Paz emocional o serenidad.

Subir