Saltar al contenido

¿Cómo rezar la Coronilla de la Divina Misericordia? – Oración efectiva

15 mayo 2020
¿Cómo rezar la Coronilla de la Divina Misericordia? - Oración efectiva

Al rezar la Coronilla de la Divina Misericordia se realiza con un rosario común; es usualmente usada, para clamar por las personas que están al borde de la muerte por cualquier circunstancia.

Jesús prometió al que realizara esta oración las personas seria llena de su gracia y en vez de mostrarse como juez justo sería el salvador de su alma.

Puede ser realizada a cualquier hora; pero es aconsejable que se realice en el novenario de Jesús de la Divina Misericordia; también puede tener peticiones personales o las del novenario, además se le agrega una oración para inicio y otra al final.

¿Cómo rezar la Coronilla de la Divina Misericordia?

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Se tú dirigiendo esta oración de la divina misericordia.

Oh Bendito Dios,

creador de toda vida existente,

tu amor es incomparable,

no hay otro igual

ya que eres bueno.

 

Oh Cordero Santo, que

derramaste,  tu amor en

la cruz y también moriste

por mis pecados y por

está razón, te alabo.

 

Oh Dios misericordioso,

que eres lento para la ira,

y grande en piedad, tú

enviaste a tu hijo unigénito,

a morir por mis pecados.

 

Por eso te pido que me

perdone, y no borres mi

nombre el libro de la vida.

 

Oh Jehová en ti confió,

ya que Tú eres mi refugio,

mi roca de confianza.

 

Tú eres mi amparo y

fortaleza, pues tú dices:

Bienaventurado

es el que en ti confía.

 

Padre Nuestro, que estás

en el cielo, santificado sea

tu nombre, venga a nosotros

tu reino, hágase tu voluntad

en la tierra como en el cielo.

 

Danos hoy nuestro pan

de cada día, perdona

nuestras ofensas, como

también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

 

No nos dejes caer en la

tentación, y  por lo tanto

líbrame del mal.

 

Dios te salve María, llena

eres de gracia, el Señor es

contigo, bendita eres entre todas

las mujeres, y bendito es el fruto

de tu vientre Jesús.

Porque el ha de venir a

juzgar a vivos y muertos.

 

Creo en el Espíritu Santo,

la santa Iglesia católica,

la comunión de los santos,

el perdón de los pecados.

 

Por consiguiente, Padre Eterno,

te ofrezco el cuerpo y la sangre,

el alma y la divinidad de tu amado

Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

 

Como consecuencia de nuestros

pecados y los del mundo entero.

 

En las cuentas del Ave maría,

por su dolorosa Pasión,

ten misericordia de nosotros y

del mundo entero.

 

Diga luego tres veces Santo Dios,

Santo fuerte, Santo inmortal,

ten piedad de el mundo entero

e igualmente de nosotros.

 

Oh Rey Soberano, yo he

confiado en tu infinita misericordia;

y mi corazón se regocijará por la

salvación que me entregaste.

 

Jehová es mi escudo;

y también mi salvación,

¿porqué  habré de temer?.

 

A ti Santo Padre,

levanto mis manos,

recibe mi adoración

 y asimismo mi petición.

 

Oh mi Dios justo,

no me abandones,

de igual manera

no desampares.

 

Porque, aunque mi padre y

mi madre  me dejaran, con

todo, Jehová me recogerá.

 

Tú no nos abandonas,

ya que tu fidelidad es grande.

Tuya es la gloria y la honra.

 

Oh bendito Jesús.

Gracias por acercarnos al Padre;

gracias a ti fuimos reconciliados,

tú nos enseñaste, cuánto somos

amados, por Dios.

 

Como resultado de esta oración

de agradecimiento, vengo a ti.

 

Y también te sigo a ti,

porque tú eres la verdad.

 

Amén.

 

Rezo a la Coronilla de la Misericordia trae gracia.

Las oraciones al comienzo y al terminar pueden usarse como modelo, pero es válido usar su propias oraciones; Jesús de la misericordia, con mucha atención escuchara nuestras oraciones.

Al comienzo es muy importante tener en cuenta mas que todo, tener un  corazón contrito y además humillado, lleno de la fe que mueve montañas.