Saltar al contenido

Historia, biografía y las cualidades del Santo Domingo de Guzmán

31 mayo 2020
Historia, biografía y las cualidades del Santo Domingo de Guzmán

Biografía y cualidades del Santo Domingo. En este artículo hablaremos de la historia y vida del Santo Domingo de Guzmán. La vida de este Santo fue una vida de sacrificio y caridad hacia los pobres; en la época que hubo hambruna se encargó de alimentar a los pobres que lo necesitaban, muchas veces vendió sus pertenencias como sus libros de estudios.

Y a parte de ser generoso, también tuvo una vida como predicador. Su infancia fue muy próspera y tuvo buena educación.

Biografía y cualidades de Santo Domingo

Domingo de Guzmán, nacido de una familia pudiente en el municipio Caleruega (Provincia de Burgos, España). Sus padres fueron Félix de Guzmán y Juana de Aza, quienes eran conocidos y venerados como santos. Él era el menor de los tres hijos nacidos de este matrimonio.

Durante siete años estudió con su tío materno Gonzalo de Aza, quien lo direccionó en la santa doctrina y los grandes fundamentos religiosos. Cuando cumplió los 14 años, fue a estudiar Artes Humanitarias y liberales hasta que, posteriormente, decidió estudiar durante 4 años Teología.

Santo Domingo fue un hombre muy entregado a su gente; por ello, en señal de total humildad y amor a su prójimo, vendió todos sus libros, en la región de Palencia (lugar donde culminó sus estudios) para recaudar fondos y entregárselos a los pobres y necesitados. Se negaba a poseer todo lo que el mundo consideraba de valor material para dárselo a los menesterosos.

Pensaba siempre en un mundo no existiera pobreza y todos tuvieran total conexión con Dios y sus santos. Por esa razón siempre mantuvo una actitud humilde y de buen corazón para con sus prójimos; además, siempre les predicaba y enseñaba la sana doctrina de Jesucristo para que, en caso de estar en lecho de muerte, puedan irse con Dios a su morada celestial.

Era un hombre íntegro que amaba su pueblo y donde pertenecía. Hizo votos de castidad y pobreza como todo buen fraile, ganándose el respeto y la admiración de todos en la Catedral de Osma a; fue tal la admiración que fue Canónigo de dicha catedral.

Se ganó mucho la confianza de todos por su prudencia y sabiduría; por esa razón fue llevado a Langüedoc (al sur de Francia) por mandato de Alfonso VIII rey de Castilla durante el año 1205 aproximadamente, en compañía de Diego de Osma (obispo); cumpliendo la tarea de emisario y embajador para finalizar la boda del príncipe Fernando (en la corte danesa).

Luego de finalizar dicha tarea, y viendo la maldad y confusión que sufrían las personas a causa de las malas doctrinas; porque eran herejes y de malas actitudes, se quedó un tiempo predicando en Langüedoc, para así librar esas almas de las garras del devorador que había consumido sus pensamientos.

Sin embargo, y a pesar de haber sido electo canónicamente para ser Obispo de varias Catedrales como Conserans, Beziers y Comminges, todas grandes ciudades y condados de Francia; él se negó rotundamente y declinó las ofertas que le estaban dando, inclusive de manera canónica.

 

La Orden de los Predicadores y muerte

Lo que más quería San Domingo de Guzmán era predicar la sana doctrina en todos los lugares, trayendo esperanza a todo aquel que lo necesitara. Por lo tanto, en el año 1215, en una ciudad de España llamada Tolosa, funda la primera casa de la Orden de Predicadores y feligreses.

Trabajó durante un año completo para que se legalizara su existencia delante del Concilio de Letrán, en Roma. Finalmente, el 22 de diciembre del año siguiente (1216), el Papa Honorio III le entrega un documento sellado (llamado bula) dando por aprobada la Orden de frailes Predicadores.

Domingo de Guzmán muere a la edad de 51 años el 6 de agosto de 1221 en Bolonia. Fue canonizado por el Papa Gregorio IX, quien fue un gran amigo y admirador de su obra, en el año 1234.

 

Predicador y humilde

Conocer la biografía y cualidades del Santo Domingo de Guzmán nos lleva a conocer la devoción, el amor por el prójimo y las ganas de querer predicar la sana doctrina en cualquier lugar del mundo.

Domingo de Guzmán es un ejemplo de sacrificio, esfuerzo y perseverancia para cumplir su meta de un mundo mejor; un mundo donde la luz de Dios ilumine la tierra y la vida de todos los que en ella habitan; por lo tanto, fue merecedor de ser considerado un santo, un enviado de Dios.