Historia y biografía de San Benito Abad. ¿Qué hizo para ser Santo?

historia y biografía de san benito abad que hizo para ser santo

San Benito nació en Nursia, Italia; fue un monje cristiano iniciador de la vida monástica en Occidente. Tenía una hermana gemela llamada Escolástica quien desde su infancia se consagró al llamado de Dios. Fue un ermitaño por muchos años y por su servicio a Dios fue envidiado y atacado en varias oportunidades. Conoce la historia y biografía de San Benito Abad. ¿Qué hizo para ser Santo?

🙏 Historia y biografía de San Benito Abad ¿Qué hizo para ser Santo? 🙏

Benito fue enviado a Roma para su educación, pero observó allí ausencia de buenas costumbres. Falta de moral cristiana, guerras, desorden, pecados y se desilusionó por lo que prefirió retirarse a las montañas. Descubrió que no era su deber estar alejado de las tentaciones. Que no podía llevar una vida retirada y estar de manos cruzadas cuando el mundo necesitaba de él.

Posterior a esto, parte hacia una cueva en las montañas y pasa tres años más ignorado por el mundo. Cerca vivía una comunidad de monjes, su abad murió y pidieron a Benito que ocupara su lugar y se hiciera cargo del gobierno de dicho monasterio.

Índice()
  1. San Benito causa envidia por su disciplina y santidad
    1. San Benito se va a Subiaco, a MonteCassino
  2. No solo fue Santo para el Monaquismo

San Benito causa envidia por su disciplina y santidad

Al frente del monasterio San Benito da a conocer sus estrictas normas y fuerte disciplina monástica. Causando incomodidad entre los monjes, tanto así fue el sentimiento de rechazo que intentaron matarlo colocando veneno en su vino. En vista de toda esta situación San Benito decide irse y abandonar su cargo.

En esta oportunidad busca otro rumbo, no para irse a las montañas o llevar una vida solitaria. Sino con el propósito de empezar la gran obra para la cual Dios lo había preparado durante estos años de vida oculto y alejado. Atraídos por la santidad de Benito, los discípulos empezaron a reunirse a su alrededor. Los padres le confiaban la educación de sus hijos.

busquen la paz con todos y la santidad

Cerca de donde vivía, un Sacerdote llamado Florencio al ver el éxito que San Benito tenía y la gran mayoría de seguidores que lograba reunir. Empezó a interponerse, a intentar arruinarlo con malvados planes. No solo en contra del santo sino también de sus discípulos. Benito tuvo nuevamente que huir alejándose de los ataques de Florencio.

San Benito se va a Subiaco, a MonteCassino

En la población de MonteCassino, observa nuevamente como su gente se encuentra inmersa en el paganismo. Entre tantos pecados mundanos acostumbraban a ofrecer sacrificios en un templo dedicado a un dios pagano. San Benito llevando la palabra del verdadero Dios y en su santo nombre destruye el templo y su ídolo. Sobre estas ruinas levanta y construye un monasterio.

En ese tiempo redactó lo que fue su mayor milagro, la “Santa Regla”. Un manual que contiene todos sus métodos de vida y disciplina, un código de oración para la vida monacal. Decía San Gregorio: “No es posible que el santo hombre pudiera enseñar algo distinto de lo que practicaba”. Dicho Manual fue dirigido para que todos aquellos que renunciaron a su propia voluntad tomen sobre sí la fuerte y brillante armadura de la obediencia. Para luchar bajo las banderas de Cristo, nuestro verdadero Rey.

No solo fue Santo para el Monaquismo

Cuenta la historia y biografía de San Benito Abad que San Benito de Abad dedico su vida a la oración litúrgica. Al estudio y al trabajo llevado socialmente en una comunidad, con el único fin de fortalecer el cristianismo. Reunía a diferentes familias de santos monjes dispersos en monasterios y regiones. Todos en un solo rebaño según su propio corazón para unirlos en la fe bajo la perdurable alabanza al nombre de Dios.

Inspiraba a inclinar el oído del corazón a no desesperar jamás de la misericordia de Dios. Su entrega no fue solo para el monaquismo, sino llevaba esperanza providencial a pobres y peregrinos de las comunidades que visitaba. Repetía que la ociosidad es enemiga del alma. Incitaba a los hermanos a dedicar algunas horas del día al trabajo manual y a otras actividades como la lectura divina.

El Santo Patrón de Europa, presentía su muerte y compartió la noticia a los discípulos 6 días antes del deceso. Pidió que cavaran su tumba y al estar lista padeció fuertemente de fiebre. Recibió la santa comunión con los brazos hacia el cielo y en completa oración exhaló su espíritu y murió el 21 de marzo de 547 d.c.

Subir