Saltar al contenido

Milagrosa novena navideña de aguinaldos a la Virgen María

4 julio 2020
Milagrosa novena navideña de aguinaldos a la Virgen María

La Virgen María fue una joven de una dulzura y una nobleza muy especial. Estaba enamorada de José y comprometida en matrimonio con él. Estando en su casa recibió la visita de un Ángel quien le dijo que quedaría embarazada y daría a luz un hijo a quien llamaría Jesús. Así fue que por obra y gracia del Espíritu Santo se convirtió en la Madre de Jesús de Nazaret. Dedica la Milagrosa Novena Navideña de Aguinaldos a la Virgen María.

El 25 de diciembre en medio de adversidades y dificultades, nace Jesucristo en un portal de Belén. Hecho que marcó la historia del mundo y que se mantiene hasta ahora como la fecha en que se celebra el nacimiento del Niño Dios. Es una época de alegría y bienaventuranzas pues nació el mesías, el hijo de Dios.

Novena Navideña a la madre del Niño Jesús

La Virgen María tiene un poder especial para escuchar nuestras plegarias y hacerlas realidad. Para celebrar tan bonita época decembrina, aprovechemos el poder que tienen las oraciones. La novena tiene una especial cualidad para hacer efectivo nuestro clamor, pues son oraciones consecutivas que dan fuerza y peso a nuestras peticiones.

Dediquemos esta Milagrosa Novena Navideña de Aguinaldos a la Virgen María, en honor al nacimiento de nuestro Divino Jesús.

Santísima Virgen María

Mi linda y adorada Madre Santa,

gloriosa mujer luchadora y guerrera,

madre abnegada y esposa fiel.

 

Cuanto ejemplo has dejado a las mujeres del mundo

como muestra del mejor comportamiento

de madre y esposa dedicada a su hogar.

 

Tu vida no fue nada fácil,

pues te hiciste madre del hijo de Dios,

recorriste desiertos huyendo de los malvados

que atentaban contra la pequeña vida de Jesús.

 

Pero tu sacrificio no fue en vano,

al final de la jornada logró nacer en el portal de belén,

el más tierno y dulce de los niños,

el Niño Jesús.

 

Maravillosa época decembrina

para celebrar el nacimiento del Rey del Mundo,

por eso Madre Santa,

hoy te dedico esta Novena Navideña de Aguinaldos

para que en tu honor milagroso recibas mis plegarias.

 

Ya que bendita eres entre todas las mujeres,

hoy me presento ante ti

con mi alma humilde y corazón alegre,

porque tu misericordia siempre está junto a mí.

 

En ésta hermosa época de Navidad

tu presencia invade mi hogar

y llenas de bienaventuranzas mi casa.

 

También celebro en familia

la llegada del Niño Jesús y glorifico

tu grandeza como madre

que lucha hasta el final por

el bienestar de sus hijos.

 

Así que eres ejemplo a seguir

en todos los hogares del mundo.

Y tu poder milagroso te hace

la mejor amiga de los que creemos en Dios.

Protege con tu sagrado manto mi hogar, mi familia,

mis seres queridos, mis amigos,

mi trabajo, mi cuerpo y mi corazón.

 

Asimismo que nada malo pueda perturbarme

ni apartarme de tus Bendiciones.

Eres Santa y eres mi Adoración.

 

Gracias infinitas por tantas bondades

que derramas sobre mí,

 gracias por las enseñanzas que me has dejado

y que como madre intento imitar,

gracias por mi salud, mis ingresos,

mis conocimientos,

mis amigos y mis bienes.

 

Porque ha sido voluntad de Dios

gozar de tanta dicha y gracia divina.

Eres grande Virgen María,

eres Poderosa y Amorosa.

 

También eres la ternura hecha realidad,

eres mi más preciado tesoro que guardo en mi corazón.

Además eres la luz de mis ojos, la paz de mi alma,

el refugio de mis penas y la esperanza de mí ser.

 

Adorada Virgen, te amo, te admiró

y te agradezco los milagros

que has traído a mi vida.

 

Amén

Milagrosa Virgen María

Milagrosa novena navideña de aguinaldos a la Virgen María. Orar por nueve días seguidos es dedicarte en cuerpo y alma a profunda oración. Esto quiere decir que el momento que dispongas para hacer esta novena debe ser en tranquilidad y con la debida dedicación que esto merece. Son unos minutos de espiritualidad, de contacto con la Virgen donde podrán comunicarse libremente.

La navidad es una hermosa época para reflexionar sobre nuestros actos, para interiorizar en nuestros corazones y limpiarlo de malos sentimientos. De aceptar nuestros errores y asumir nuestras responsabilidades. De agradecer a Dios, a la Virgen y a todos los santos por las bondades recibidas. Buena época para perdonar y amar a nuestro prójimo.