Saltar al contenido

Milagrosa oración de protección para mi esposo ¡Mantenlo a salvo!

16 septiembre 2020
Oración muy efectiva de protección para seres queridos ¡Contra todo mal!

El esposo cumple un rol fundamental en la familia. Es quien dirige a la familia, toma las decisiones cruciales en mutuo acuerdo con la esposa, y se responsabiliza de lo que sucede en el hogar. Por eso, las esposas debemos ser constantes en realizar plegarias como la milagrosa oración de protección para mi esposo ¡Mantenlo a Salvo!

Sin duda, el esposo tiene el propósito de señorear en el hogar, como lo dice la Biblia en la creación del hombre, y para cumplir adecuadamente su rol. Es imperativo que esté sano físicamente y desborde bienestar psicológico, emocional y espiritual. Todo esto se logra con la persistente intercesión.

Con todo, Dios se encargará de ellos y de sus finanzas, sin ninguna objeción, porque él lo ama y te ama a ti. En efecto, Dios los unió, formó ese hogar y la cuerda de tres dobleces no se puede quebrantar fácilmente.

Milagrosa oración de protección para mi esposo

En esta oración, pedimos por el poder de Dios en las finanzas, la fidelidad matrimonial, el trayecto hacia su trabajo. En resumen, el trabajo, el hogar y su relación con Dios, son las principales debilidades de los maridos. Recordemos que el pecado trae enfermedad y muerte, así que esposas, ¡a orar!

Amado Dios y

padre celestial.

Gracias por tus bondades,

por el hogar

que me has dado.

 

Además, por cada persona

de mi familia y

en especial

por mi esposo.

 

Gracias porque hasta ahora

me has mostrado

tu fidelidad

a través de él,

de su salud, trabajo y

buen trato hacia mí.

 

Sin duda, confío en que cada vez

habrá más de

tu amor en él

para compartirlo.

 

Además de agradecerte,

del mismo modo, quiero

pedirte perdón

si te he fallado

y no he ejercido sabiamente

mi rol de esposa.

 

También, si en algún momento

he disminuido mi respeto

hacia mi esposo,

o he sido piedra de tropiezo

para que ejerza su rol

o para su comunión contigo.

 

Asimismo, te pido que

me des de

tu abundante sabiduría.

 

Pero también te pido

que me des de tu amor

para ser la ayuda

idónea que él necesita.

 

No obstante, quiero pedirte

directamente por él,

(nombre del esposo),

cuida sus pasos.

 

Guíalo en todo momento

por tus caminos de

rectitud y justicia,

apártalo de toda tentación.

 

Asimismo, líbrale de todo pecado,

y que pueda cumplirse en él

lo escrito en tu palabra.

 

Anhelo que en mí

se satisfaga,

sea yo la mujer

de su juventud,

y se aleje de

la mujer ajena.

 

Mi señor,

si en algún momento

en su mente

es atormentado

con preocupaciones

y afanes, libéralo.

 

Además, que tu Espíritu Santo

traiga a su mente

tu palabra,

y tu infinita paz.

En efecto, que pueda

tener autocontrol

de lo que piensa y siente,

y no dejarse atormentar.

Sé que tu Espíritu Santo,

lo guiará a que reprenda

toda desventura

que le venga.

 

También toda mentira

de su mente,

en esta batalla

mental y espiritual.

 

Asimismo, quiero pedirte

que lo cuides en su trabajo,

y en el trayecto para ir

y para regresar a casa.

 

Sobre todo, aparta de él

todo peligro,

que sea lleno

de gratitud.

 

Por supuesto, bendice sus

ingresos y multiplícalos.

 

Sin embargo, no permitas

que el dinero,

nos haga olvidarnos que

viene de ti,

y que nada tenemos sin ti.

 

Del mismo modo, bendice

a sus jefes y

a sus familias.

 

Además, que ellos vean

a través de él,

 a Jesucristo

vivo y poderoso.

 

También te pido

por su seguridad en casa,

que todas las cosas

estén arregladas

para su bien.

 

Además, que cuando

mi esposo

llegue a casa,

se sienta a gusto, cómodo.

 

Sobre todo, que su

relación contigo

sea notoria.

 

En efecto, sea viva,

sea fuerte con

 cada oración.

 

Finalmente, te pido que siempre

se conecte contigo.

A pesar de las circunstancias,

desborde de tu amor

y poder a donde vaya.

 

Te lo pido

en el nombre de Jesús.

Amén.

¡Experimenta el bienestar familiar a través de la fe!

En efecto, la fe es lo que aviva su poder de Dios. Él está vivo, no hay que dudar. Todo lo que acontece, tiene un propósito. En realidad, cuando colocamos en sus manos nuestras peticiones y nos apropiamos de sus promesas, podemos observar resultados visibles y fiables. Porque escrito está, nuestra lucha es en todo momento, y es espiritual.

De cualquier manera, si has observado a tu esposo con desanimo sobre su trabajo, o al llegar a casa, en su comunicación contigo, colócalo en manos de Dios a través de la milagrosa oración de protección para mi esposo. ¡Mantenlo a Salvo!